Unos 200 Policías Comunitarios (PC) adheridos a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitaria (CRAC) hicieron recorridos en 40 por ciento de su territorio para evitar que integrantes de los grupos criminales Los Rojos y Los Ardillos se refugien ahí ante la acción policiaco-militar que comenzó en Chilapa desde hace una semana.

Este miércoles a las 6:00 de mañana comenzó la operación. Los 200 policías comunitarios de comunidades de Chilapa y José Joaquín Herrera (Hueycantenango) recorrieron todas ellas en busca de integrantes de los grupos delictivos que desde hace dos años y medios comenzaron una lucha por el control del territorio. Esa disputa ha dejado más de 100 muertes y por lo menos 58 desapariciones.

El coordinador de la Casa de Justicia de Rincón de Chautla, Bernardino Sánchez Luna explicó que el pasado 31 de enero los diferentes coordinadores, comandantes y consejeros acordaron acciones de revisión y vigilancia dentro de las comunidades donde tiene influencia.

Otro acuerdo —indicó el coordinador regional— es que la vigilancia y los recorridos serían entre policías comunitarios y pobladores en un número igual, es decir 50 y 50 por ciento de cada contingente.

El propósito, dijo Sánchez Luna, es evitar que en ellas se resguardes integrantes de Los Rojos y Los Ardillos ante las acciones que desde hace ocho días hacen unos 3 mil 500 militares y 250 policías, entre federales y estatales, en Chilapa y Zitlala.

El pasado 27 de enero el gobernador Héctor Astudillo Flores y el comandante de la Novena Zona Militar, Alejandro Saavedra Hernández pusieron en marcha la Operación Chilapa, que, según dijeron, tiene el objetivo de reducir la violencia en esa región y la detención de los principales líderes de los grupos delictivos que están en disputa.

Los 3 mil 500 soldados y policías está desplegados la cabecera municipal de Chilapa así como en la zona rural y e los municipios de Zitlala y José Joaquín Herrera.