El primer ministro nepalés, Sushil Koiral, recorrió la norteña localidad de Barpak, en el distrito de Gorkha, epicentro del terremoto de 7.8 grados del pasado 25 de abril, que ha dejado hasta hoy siete mil 652 muertos, según cifras oficiales.

A 12 días del fuerte sismo, el jefe de gobierno se traslado hasta las zonas más afectadas de Barpak para evaluar la situación, supervisar las labores de socorro y el reparto de ayuda a la población, amenazada por una grave crisis humanitaria.

Acompañado por legisladores y líderes de los principales partidos políticos del país, Koirala dijo que el gobierno estaba comprometido a llevar a cabo trabajos de rescate y socorro de manera eficaz en beneficio de las familias afectadas.

Durante su recorrido, el primer ministro atendió las necesidades de los damnificados y les prometió que la reconstrucción de las casas dañadas comenzará después de que concluya por completo el rescate de los cuerpos de la víctimas.

"Tiendas de campaña y alimentos tienen mucha demanda aquí, y el gobierno está coordinando con los países vecinos cómo lidiar con la situación posterior al terremoto", indicó, según reporte de la edición electrónica del diario eKantipur.

Koirala reconoció que la situación de los sobrevivientes es difícil, pero indicó que los nepalenses deben estar unidos pasa salir adelante, mirando al futuro de manera positiva “debemos enfrentar valientemente los desafíos al unísono”, indicó.

Agregó que el gobierno estaba pensando la posibilidad de reconstruir las casas dañadas por el temblor en las aldeas, pero, resaltó, se debe tener paciencia .

El jefe de gobierno nepalés también hizo hincapié en la necesidad de formar un ministerio independiente que pueda coordinar con las secuelas de los desastres naturales en el futuro e instó a los partidos políticos a trabajar juntos para lidiar con la crisis actual de manera efectiva.

El funcionario, quien llegó a Barpak en un helicóptero del Ejército, también realizó un recorrido aéreo por otras aldeas vecinas, incluidas Laprak, Gumda, Uhiya, Lapu, Manbu, Thumi, Kashigaun y Kerauja, para examinar las necesidades de la población.

La gente menos afectada del distrito de Gorkha ha comenzado a regresar de manera gradual a sus actividades diarias, mientras que las personas desplazadas a carpas improvisadas regresar a sus casas después de técnicos inspeccionan sus casas y las declararon habitables.

De acuerdo con el más reciente balance proporcionado esta tarde por el ministerio del Interio, la cifra de muertos confirmados a causa del terremoto asciende a un total de siete mil 652, mientras que los heridos suman 16 mil 390.

El mayor número de víctimas fatales se registró en el distrito de Sindhupalchowk, ubicado a unos 60 kilómetros al oeste de Katmandú, donde un total de dos mil 939 personas perdieron la vida, mientras que en la capital los muertos llegan ya a mil 209.  (Notimex)