México.-El 15 de enero de 2018, la muerte de Dolores O'Riordan, cantante de la banda irlandesa The Cranberries, conmovió al mundo de la música.

El cadáver de la cantante fue encontrado sumergido en una tina de baño en un hotel de Londres, donde se encontraba participando en una grabación musical.

Dolores O'Riordan se ahogó en la bañera cuando estaba ebria.

En ese momento, la policía británica dijo que su fallecimiento no se trataba de un caso sospechoso y que un forense haría un informe.

En setiembre pasado, se conoció que O'Riordan murió ahogada por intoxicación con alcohol, según una investigación de la Corte Forense de Westminster, Londres.

Dolores O'Riordan, que tenía 46 años, falleció como resultado de un "accidente trágico", dijo un forense.

ALCOHOL Y MEDICINAS

La investigación reveló que la mujer no tenía lesiones o evidencia de daño a sí misma y había bebido una cantidad excesiva de alcohol.

"Vi a O'Riordan sumergida en el baño con la boca y la nariz completamente debajo del agua", indicó la forense Natalie Smart, según el reporte.

También se conoció que había en la habitación una botella vacía de champán y cinco minibotellas de licor también vacías, así como medicamentos recetados con una cantidad de tabletas en cada caja.

Las pruebas toxicológicas arrojaron solo cantidades "terapéuticas" de medicamentos en la sangre de O'Riordan, pero mostraron 330 mg de alcohol por cada 100 ml de sangre.

A la audiencia sobre los resultados de la investigación asistieron la madre, el hermano y la cuñada de O'Riordan.

La cantante se había separado de su esposo, Don Burton, en 2014, tras 20 años de matrimonio y tres hijos.