México.- El gobierno de México no tiene la capacidad para recibir a los mexicanos deportados, además, se suman situaciones como la falta de seguridad y de derechos básicos como el de la identidad.

Tras su regreso a México, los paisanos deportados de Estados Unidos han denunciado ser víctimas de la delincuencia y del abandono del gobierno, pues a pesar de ser un grupo vulnerable no hay un apartado que los contemple dentro de la nueva política migratoria y les garantice algo tan esencial como el derecho a la identidad.

En entrevista para Conexión Migrante, Ana Laura López, dirigente de Deportados Unidos en la Lucha, criticó que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) no permite la renovación de los pasaportes emitidos en el exterior, por lo cual los paisanos repatriados se ven en la necesidad de hacer como si fuera la primera vez, lo cual se complica si no cuentan con más identificaciones.

El problema no termina ahí, Ana Laura denunció que las autoridades de la SRE les piden a los paisanos “requisitos” extras como filtros de seguridad.

Ella incluso fue testigo de un caso donde los agentes de la SRE no quisieron recibir una credencial del Instituto Nacional Electoral (INE) por ser muy reciente, siendo que esa petición no está en los requisitos.

El 18 de junio varias líneas de autobuses dieron a conocer que debido a la contingencia migratoria y en atención a las acciones implementadas por el Gobierno Federal es requisito para abordar el autobús presentar una identificación oficial como:

Pasaporte

INE

Cartilla Militar

Cédula profesional

Visa

Licencia de manejo

Tarjeta Única de Identificación Militar (TUIM)

Credenciales expedidas por instituciones de gobierno

Debido a que una gran cantidad de migrantes deportados carecen de algún tipo de identificación, Conexión Migrante decidió consultar con varias líneas de autobuses, las cuales coincidieron que si los paisanos no cuentan con ningún tipo de identificación pueden presentar su hoja de repatriación.

Sin embargo, Ana Laura (activista que vivió en carne propia lo que es una deportación) comentó que es muy común que los paisanos tiren, pierdan o les roben su hoja de repatriación, lo cual representa un riesgo para que puedan volver a su comunidad de origen.

En mayo de 2018 las autoridades de Estados Unidos suspendieron los vuelos con los paisanos deportados a la Ciudad de México, desde  esa fecha los paisanos repatriados son liberados en la frontera norte de la República Mexicana.

Esto supone un reto adicional para los paisanos, ya que los migrantes son liberados en zonas con elevado índice de violencia, sin documentos que les pueda servir como identificación, con una política que criminaliza a los migrantes.

Organizaciones como DUL tienen registrados casos de paisanos que se quedaron sin ningún tipo de identificación y que fueron detenidos por personal del Instituto Nacional de Migración (INM), en estas situaciones los mexicanos deben demostrar que no son extranjeros para evitar ser deportados a Centroamérica.

Interrogados sobre sus políticas para defender a los connacionales deportados, personal del INM dijeron que los paisanos pueden presentar una identificación o su hoja de repatriación, sin embargo, si no tienen una no hay mucho que se pueda hacer.

Desde hace años, organizaciones como DUL y New Comienzos denunciaron que México no está listo para recibir a los connacionales.

A esta situación se suman las recientes amenazas de Donald Trump de realizar operativos masivos para deportar a migrantes y la política a través de la cual los solicitantes de asilo de Centroamérica deberán esperar en México mientras su petición de asilo en EU es atendida.