México. Notimex.- Maestros, padres de familia y organizaciones civiles como la Alianza de Maestros, la Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF), y Suma por la Educación, pidieron a legisladores, “no quitar ni una coma de la reforma educativa” aprobada por las comisiones unidas de Educación y de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados.

En conferencia de prensa, el presidente de Alianza de Maestros, Ricardo Fernández, pidió aprobar en el pleno de la Cámara de Diputados lo más rápido posible dicha reforma.

“Postergar o modificar la iniciativa ya aprobada en comisiones, sembraría un pésimo precedente para la democracia y afectaría gravemente el derecho de todos los mexicanos, principalmente los niños y jóvenes a contar con una educación de calidad”, aseguró.

En tanto, el presidente de la UNPF, Leonardo García, afirmó que en la discusión de la reforma educativa entre el magisterio y el gobierno federal es el control de plazas y el control político y económico que se puede dar con ellas.

“No queremos regresar a una situación donde ser maestro dependa de sus relaciones sindicales, públicas y políticas”, explicó.

Según el activista, “abrirse a la posibilidad de regresar el poder a ciertos grupos, da pie a prácticas que solo postergarían el avance educativo”.

Los representantes civiles se dijeron convencidos de que la educación debe dotar de conocimientos, aptitudes y habilidades para que, niños, niñas y jóvenes tengan la capacidad de enfrentar los retos actuales de la vida cotidiana.

Para lograrlo, insistieron, es urgente contar ya con la reforma educativa que vele por beneficiar a los más jóvenes del país.