Por: Perla Sandoval


Con la eventual aprobación de la reforma al artículo cuarto de la Constitución del estado de Veracruz aumentarán las muertes por aborto, y se corre el riesgo de que la “protección a la vida desde la concepción” sea ley nacional, alertaron activistas y defensoras de los Derechos Humanos (DH) de las mujeres.

Consideraron que la reforma que se prevé se discuta en el Congreso local este jueves 12 de mayo, no sólo contraviene tratados internacionales y sus implicaciones, sino que se convierte en un problema de salud pública por la vulnerabilidad en la que deja a las mujeres que requieran practicarse un aborto.

Al respecto, la médica especialista en Sexología Educativa e integrante del Pacto Nacional por los Derechos de las Mujeres, Ana Irene Muro Lagunes, advirtió que en los países en los que está penalizado el aborto mueren alrededor de 330 por ciento más de mujeres que deciden interrumpir sus embarazos, que en los países en donde está despenalizado.

“Los problemas de salud pública con la penalización del aborto se agravan enormemente, no resuelven los problemas de salud, sino que aumentan la muerte de mujeres”, insistió.

La integrante del Colectivo Feminista de Xalapa, María del Montserrat Díaz, aseguró que se corre el riesgo de que se promueva a nivel nacional una ley que está en contra de los DH de las mexicanas.

Lo anterior, porque de aprobarse la iniciativa presentada en enero pasado por el gobernador Javier Duarte, Veracruz sería el estado número 17 que en su Constitución local “protege la vida desde la concepción”, lo que podría impulsar esta ley a nivel federal.

DOBLE MORAL

La integrante de Salud y Género, Olivia Aguilar Dorantes, abordó el juego de poder que se mantiene entre el Estado y la Iglesia en el contexto de un proceso electoral en la entidad.

Dijo que las autoridades han permitido que haya intromisión de la Iglesia en una decisión en la que no tendría por qué intervenir, pues consideró que la reforma constitucional vulnera los DH de las mujeres al abrir la posibilidad de que se consideren ilegales las causales de aborto, como en el caso de violación sexual, malformación del feto o peligro para la vida de la madre.

Además, Olivia Aguilar abundó que la intromisión de la Iglesia católica vulnera el Estado laico, y expone una doble moral porque se habla de defender la vida desde el momento de la concepción, pero no hay otras acciones que protejan la vida de las mujeres, como el acceso a educación y salud.

Agregó que la reforma criminaliza a las mujeres porque la legislación no hará que el aborto desaparezca, sino que la práctica se lleve a cabo en condiciones inseguras.

Aguilar Dorantes observó que esto también se debe entender en un contexto local en el que los partidos políticos y el gobierno estatal quieren una mejor posición ante el electorado.

“Estamos en un proceso electoral y esto responde al contexto en el que estamos porque quieren ganar votos y los DH de las mujeres se vuelven un botín electoral, para ver de qué manera pueden aprovechar este tipo de reformas para tener una posición diferente ante el electorado”, precisó.

MÁS RIESGOS POR MUERTE MATERNA

Ante el riesgo de que se apruebe la iniciativa, la integrante del Consejo Consultivo del Instituto Veracruzano de las Mujeres (IVM), Estela Casados, advirtió que se dispararán los índices de mortalidad entre mujeres y un aumento en la criminalización.

Y es que comentó que si la reforma se aprueba existe el riesgo de que las mujeres que deban interrumpir su embarazo sean examinadas a la luz de esta reforma que echaría para atrás las causales de aborto legal.

Sobre la manifestación a la que convocó la Iglesia para apoyar la iniciativa de reforma, la también académica de la Universidad Veracruzana señaló que la jerarquía católica se debe hacer responsable por posibles enfrentamientos o agresiones contra las activistas que este jueves también se reunirán en el Congreso local.

“La Iglesia debe hacerse responsable de cualquier medida riesgosa para su feligresía y los grupos de activistas. Nosotros vamos con espíritu pacífico y sin afán de agredir”, sostuvo.

VIOLACIÓN DE TRATADOS

Las activistas consideraron que de aprobarse la iniciativa, las autoridades estatales estarían violando el derecho internacional e ignorando los llamados contra esta reforma, de organismos como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Está comprobado que penalizar el aborto y criminalizarlo no resuelve la problemática de los embarazos no deseados, que son la causa de los abortos inducidos; lo único que produce es llevarlos a condiciones de inseguridad, consideró Muro Lagunes.

María del Montserrat Díaz, del Colectivo Feminista de Xalapa, advirtió que si este jueves los legisladores votan a favor de la reforma, lo harán en contra de aquellos a quienes deben defender y se pondrían del lado de los intereses de la extrema derecha.