Ciudad de México.- Médicos, enfermeras y personal médico de algunas instituciones públicas de salud en la Ciudad de México se han quejado de que en los últimos días han sido víctimas de agresiones verbales y discriminación, sobre todo, cuando algunos ciudadanos los ven uniformados, por lo que el gobierno local analiza varias medidas para incrementar su seguridad.

Por ejemplo, en el Hospital Regional 1 de Octubre del ISSSTE, ubicado en Avenida Instituto Politécnico Nacional y Revolución, en la alcaldía de Gustavo A. Madero, el jueves 2 de abril los directivos, jefes médicos y de enfermeras pidieron a los trabajadores del turno nocturno dejar de acudir vestidos con uniforme y que, al terminar su jornada, salieran con ropa de civil, ante las constantes denuncias que han recibido por agresiones y bullying.

La Secretaría de Seguridad Ciudadana capitalina desplegó la primera etapa del operativo de seguridad y vigilancia en hospitales de la Ciudad de México instalando carpas con cuatro policías en los siguientes puntos:

Un hospital en la alcaldía de Cuauhtémoc.
Un hospital en la alcaldía de Gustavo A. Madero.
Un hospital en la alcaldía de Álvaro Obregón.
Un hospital en la alcaldía de Iztapalapa.
Un hospital en la alcaldía de Tláhuac.
Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias Ismael Cosío Villegas.
Instituto de Ciencias y Nutrición Salvador Zubirán.
Dos almacenes de la Secretaría de Salud en las alcaldías de Azcapotzalco y Cuauhtémoc.

Agentes de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México reforzarán la vigilancia en hospitales de la capital del país para evitar que existan agresiones al personal cuando salgan de sus turnos.

“Sí, estamos muy preocupados y lamentamos estos hechos, y efectivamente, se va reforzar la seguridad de estos lugares porque es muy lamentable que ocurran con las personas que están velando por nuestra salud”, dijo Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Gobierno capitalina en videoconferencia.

Por su parte, la SSC informó que instaló carpas en cada centro hospitalario y almacenes del Sector Salud en las que cuatro agentes, equipados con cubrebocas, guantes y gel santizante para evitar contagios, “brindan atención a la ciudadanía que acuda e ingrese a ellos”, señalan en un comunicado.

Los uniformados coadyuvarán con el personal de cada institución para cualquier eventualidad y mantener el control del orden público.

El operativo se mantendrá hasta que concluya la emergencia sanitaria.