Chilpancingo, Guerrero.- Con la ausencia de siete regidores y un síndico, el alcalde de Chilpancingo, Antonio Gaspar Beltrán emitió un mensaje al cumplir un año de gobierno.

Gaspar Beltrán no logró quórum para instalar sesión solemne como lo marca el artículo 55 de la Ley Orgánica del Municipio Libre del Estado de Guerrero, luego que los ocho ediles de 15 no acudieron en protesta por las irregularidades y malos manejos en la administración del perredista.

El evento se realizó este sábado en el auditorio Sentimientos de la Nación con la presencia del gobernador Héctor Astudillo Flores, el presidente de la Mesa Directiva del Congreso local, Alberto Catalán Bastida, diputados locales y funcionarios.

No acudieron los regidores de Morena: Manuel Vargas Barrientos, Itanduvi Villalva, Guadalupe Almazán Morales, Lino Castillo Candia y Samir Ávila Bonilla, además de las regidoras del PRD, Blanca Alicia Camacho de la Cruz, Brenda Janet Ramírez Santos y segundo síndico procurador, Víctor Manuel Ortega Corona.

En sesión de Cabildo la semana pasada los ediles se opusieron a que el informe de gobierno se realizara en el auditorio Sentimientos de la Nación y pidieron que se hiciera en el Zócalo, sin embargo, pese a tener mayoría Antonio Gaspar lo rechazó.

En conferencia de presa el jueves los regidores adelantaron que no acudirían al informe y ante la falta de quórum como lo marca la ley sería un “informe ilegal”.

El regidor Samir Ávila Bonilla declaró que solicitaron al alcalde información de la nómina por cada una de las áreas del gobierno municipal, el gasto que representa, cuántos trabajadores han sido dados de baja, el número de asesores, entre otros relacionados con el manejo del recurso sin que el alcalde diera respuesta.

“Es evidente la opacidad y discrecionalidad en el manejo de los recursos”, sostuvo y advirtió que junto a sus abogados analizan interponer un juicio político en contra del alcalde.

Por su parte Blanca Alicia Camacho negó que se hayan incrementado el salario a 80 mil pesos mensuales y cuentan con cinco trabajadores en cada una de las regidurías.

Los lugares destinados para los ocho ediles en el presídium de este sábado fueron ocupados por funcionarios municipales.