La anécdota tuvo lugar anoche, durante la cena oficial que se celebró en el espectacular marco del club de banqueros, en México DF, con motivo de la Cumbre Mundial contra el Cáncer.

En la mesa presidencial, junto al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto y su mujer, Angélica Rodríguez, se sentaba la Reina Letizia,que ha viajado a México sin Don Felipe, como presidenta de honor de la asociación española contra esta enfermedad.

La Reina, que estaba especialmente atractiva, ataviada con un dos piezas negro compuesto de pantalón y top de Felipe Varela, altísimos zapatos de plataforma y el pelo recogido en una juvenil coleta, dio muestras todo el tiempo de sentirse a gusto, ya que estuvo muy sonriente toda la cena.

Pero el momento culminante llegó con la actuación del cantante Taboo, solista del famosísimo grupo The Black Eyed Peas, que fue el encargado de poner broche a la velada con su actuación.

Llamado en realidad José Luis Gómez, el músico, de 41 años y ascendencia mexicana, tuvo que pelear durante tres años con un cáncer de testículos, algo que dio a conocer públicamente en 2014, año en que fue sometido a su tercera quimioterapia. "Nada te prepara para la quimio, es una tortura, una pesadilla", declaró.

Tras ser intervenido para extirparle el tumor y someterse a varios tratamientos de quimioterapia, ganó la batalla a la enfermedad y desde entonces se ha convertido en un símbolo de la lucha contra el cáncer. Recientemente incluso ha sacado una canción al mercado, The Fight, cuyos beneficios destinará a la lucha contra esta enfermedad.

Es por eso que para Taboo actuar en la velada del Congreso Mundial contra el Cáncer fue algo muy emotivo, hasta el punto de se entregó totalmente, logrando calentar el ambiente al ritmo de sus canciones más conocidas. Algo que hizo que la práctica totalidad de los presentes, entre los que había gran número de mandatarios, miembros de la realeza y los más prestigiosos científicos mundiales, se levantaran de sus asientos.

Fue entonces cuando Taboo se dirigió a la mesa presidencial y tomando por el hombro a la Reina Letizia, se marcó un baile con ella a dúo que arrancó el aplauso general. Además, Taboo quiso fotografiarse posteriormente con la esposa del Rey Felipe, imagen que incluso lanzó a las redes sociales, atenciones que la Reina Letizia correspondió agradeciéndole personalmente al final de la velada el buen rato que le había hecho pasar.