Las últimas encuestas de opinión otorgan una ligera ventaja a la permanencia del Reino Unido dentro de la Unión Europea con 40 por ciento de la intención del voto, en contraparte 37 por ciento manifestó su intención de salirse del bloque de naciones.

Los más recientes sondeos de la consultoría YouGov para el diario The Times señalaron que el 18 por ciento de personas no votarán o están indecisas, lo cual podría definir el rumbo del referéndum del próximo 23 de junio.

Al inicio de las campañas el pasado 21 de febrero, después de que el primer ministro británico David Cameron negoció un trato preferencial para Gran Bretaña en Bruselas, la campaña “Remain” (Quedarse) se encontraba a la delantera.

Los simpatizantes de quedarse dentro de la Unión “ganaron las primeras dos semanas de esta campaña”, afirmó el director ejecutivo de YouGov, Stephan Shakespeare.

Aseguró que mientras la atención se está alejando del enfrentamiento entre el primer ministro David Cameron y el alcalde de la ciudad Boris Johnson -ambos del Partido Conservador- lo que está dominando en la opinión pública “es el temor de lo desconocido”.

Una eventual salida de la Unión Europea (UE) -término que se conoce como Brexit- tendría costos y riesgos para Gran Bretaña, advirtió el experto en política de la Universidad de Kent, Matthew Goodwin.

“No nos gusta Europa, o mejor dicho, no nos gusta la Unión Europea, pero tampoco queremos los costos y los riesgos de un Brexit, así que el referéndum nos va a poner en una posición donde el Reino Unido se convertirá en un socio incómodo”.

El profesor de Política puso como ejemplo un matrimonio donde la esposa se niega a irse, porque “considera que quedarse es mejor que el riesgo de vivir sola”.

El Partido Conservador está dividido en su postura con el primer ministro Cameron encabezando la campaña para quedarse en una Europa reformada (Remain), mientras que el alcalde Johnson lidera la campaña para salir (Brexit).

De acuerdo con Goodwin, quien se reunió con un grupo de periodistas extranjeros, es muy difícil predecir cómo van a cambiar las cosas en los próximos meses. Advirtió que “la regla de oro de los referéndums es que son notablemente volátiles”.

“Si vemos otros referéndums en Europa ha habido cambios considerables en las encuestas en períodos más cortos como el referéndum en Dinamarca y en Irlanda. Las campañas de quedarse o salir pueden revertirse”.

El académico británico señaló a Notimex que desde el verano de 2015 no ha habido grandes fluctuaciones en las preferencias electorales.

“Desde finales del verano de 2015 las encuestas de opinión han sido consistentes en general incluidas las encuestas telefónicas y en internet. Quedarse se encuentra a la delantera con algunos puntos adelante y se ha mantenido igual”.

Goodwin recordó que después de los ataques de París el pasado mes de noviembre y con la crisis de refugiados en Europa, ha aumentado la preocupación por el tema de la inmigración al Reino Unido, pero aún así las encuestas no han sufrido grandes cambios.

“Eso nos hace pensar que aún si hubiese un gran acontecimiento externo rumbo al referéndum como otro ataque u otra crisis de refugiados, es muy improbable que la opinión pública cambie dramáticamente”.

El 23 de junio los británicos deberán responder a una sola pregunta en la boleta electoral: “¿Debe Reino Unido permanecer como miembro de la Unión Europea o dejar la Unión Europea?”.

Notimex