México.-Los altos niveles de contaminación en la CDMX no han disminuido, por lo que se mantiene la contingencia ambiental. Como sabemos, los agentes contaminantes afectan la salud de nuestro sistema respiratorio, ojos y piel.

Aunque existe cosmética especializada que le ayuda a la epidermis protegerse de la contaminación, también podemos recurrir a los remedios caseros para disminuir el daño. La mayoría de los ingredientes que necesitamos los podemos encontrar en nuestra alacena y refrigerador.

Por ejemplo, si tienes los ojos irritados, prepara una infusión de manzanilla, pero conserva la bolsita, Espera a que se enfríe y colócala sobre tus ojos. Si antes puedes meterla unos minutos al refrigerador, obtendrás mejores resultados.

También para los ojos puedes usar rodajas de pepino, las cuales te ayudarán a desinflamar. Si están un poco fríos, mejor. Cuando recobren la temperatura ambiente será tiempo de sustituirlas.

Si a pesar de la rutina de limpieza, no sientes del todo limpio tu cutis, puedes recurrir a las vaporizaciones caseras. Si no tienes un vaporizador, hazlas con una olla común. Calienta un poco de agua y cuando esté a punto de hervir, retira del fuego. Te ayudará a abrir los poros, lo que facilitará la eliminación de impurezas.

En función de tus necesidades, puedes agregarle hierbas y flores. Por ejemplo, eucalipto y menta, para respirar mejor; limón, para el dolor de cabeza; hierbabuena, para refrescar tu piel.

La lavanda es antiséptica y antibacteriana, además actúa como antidepresivo.

Puedes preparar tus propias mascarillas para limpiar, refrescar y aliviar tu cutis. Aplícalas sobre el rostro después de lavarlo. Relájate y déjalas actuar de 15 a 20 minutos. Posteriormente, lava tu cara y retira con cuidado, sin frotar.

Para finalizar, puedes enjuagar con agua muy fría para estimular la circulación sanguínea.

Para hidratar, tensar y exfoliar, muele o machaca un jitomate. En cambio, si lo que buscas es refrescar y nutrir, haz una mezcla de fresas con miel.

La avena ofrece muchos beneficios. Si solo la combinas con agua, hidrata; con miel, ayuda a eliminar los puntos negros y equilibra el pH; con yogurt, le devolverá la luminosidad y sirve como exfoliante.

Para una limpieza profunda, igual al que obtendrías en una cabina de belleza, recurre a los cepillos faciales eléctricos. Los cuales tienen cerdas tan suaves que no te lastimarán, pero sí te ayudarán a eliminar las impurezas y células muertas. No las uses si tiene el cutis irritado o con acné.

Puedes encontrar de varias marcas y precios.