México.- Tras varios estudios de campo, expertos han concluido en que la política migratoria en México aún presenta grietas enormes y poca voluntad por parte de los gobiernos para generar un nuevo esquema de atención a este sector, más allá del flujo de remesas para el país y Michoacán, entidad con mayor captación de dinero proveniente de Estados Unidos, el cual representa la columna vertebral de la economía al ocupar casi 12% del Producto Interno Bruto (PIB) estatal.

Al presentar su proyecto de investigación titulado “Migración internacional y envejecimiento en las diferentes regiones del estado de Zacatecas”, el académico de la Universidad Autónoma zacatecana, Rodolfo García Zamora, reflexionó en torno a la priorización en la captación de remesas que, si bien son de suma importancia, su focalización ha derivado en el diseño de políticas públicas corporativistas que se aprovechan incluso de las emociones de los migrantes y sus familias, para ejemplo de éstas el programa federal y de gran auge en la entidad “Palomas Mensajeras”.

Manifestó que pese a la gran importancia en la recepción del dinero proveniente principalmente del vecino país del norte, deben generarse acciones más enfocadas al cuidado de los adultos mayores.

“Creo que la cuarta transformación como en otros temas presenta grietas enormes, en este caso porque han manejado el tema con bastante frivolidad, con bastante improvisación y con poca seriedad, olvidándose que este país ha sido mantenido en gran medida por los migrantes por más de 50 años”.

Es de mencionar que para el caso específico de Michoacán, al cierre del año 2018 recibió cerca de tres mil 392 millones de dólares por concepto de remesas, lo equivalente a 60 mil millones de pesos, cercano al presupuesto público aprobado para este 2019.

A propósito de la presentación de su proyecto relacionado al panorama de envejecimiento en el estado de Zacatecas, precisó que las características socio demográficas de la población adulta mayor migrante de tal entidad son semejantes a las de Michoacán, ya que comparten similitudes con cerca de 80% de la población del territorio local.

Asimismo, y por su parte, Ulises Ávila, investigador de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, informó a través de la aplicación de 100 encuestas en cada uno de los 14 municipios con mayor número de mujeres y hombres ancianos (Morelia, Tarímbaro, Zacapu, Apatzingán, Jiménez, Pátzcuaro, Uruapan y Zitácuaro, por mencionar algunos), 37%reconoció haber vivido algún tipo de experiencia migratoria nacional e internacional.

Estudio de campo, el cual también arrojó que la percepción respecto de tener que migrar a otras entidades o hacia Estados Unidos, por cuestiones laborales y de mejora en las condiciones de vida, separa familias, causa humillaciones y genera miedo ante la política instrumentada por Donald Trump, aunado a los riesgos que implica el cruzar la frontera de México con el vecino país del norte.

El nicolaita concluyó que si bien hay otros estudios enfocados al mismo efecto migratorio, aún falta mucho por analizar respecto a esta problemática, ya que además de ser raquíticas las políticas públicas, persisten los rezagos en las investigaciones tendientes al papel dela migración de México hacia Estados Unidos.

Por cuanto a los elementos teóricos a reflexionar en la experiencia migratoria y de retorno en las personas adultas mayores, Júpiter Ramos, también académico e investigador de la UMSNH, visualizó el papel que juegan las PAM en las familias migrantes al ser ellos los principales promotores de este fenómeno; sin embargo, también detecta su poca visibilización, ya que no son reconocidas como agentes o vivencias, sino como espectadores del fenómeno.

De tal manera que, para la creación de un sistema de políticas de desarrollo integral para la comunidad migrante resulta importante tomar en consideración cuatro aspectos, según el académico nicolaita, la experiencia de las personas adultas mayores como líderes de la migración; segundo, la participación que tienen sus familiares; tercero, vivencias previas a su desplazamiento a otro lugar; y finalmente, sus conocimientos como migrantes en retorno.