Ciudad de México.-A casi cuatro meses de ser acusado por violencia doméstica por supuestas agresiones a su esposa, Lucely Chalá, Renato Ibarra ha dado la cara por primera vez para hablar de la situación que lo llevó a estar una semana en el reclusorio norte.

En un video compartido en sus redes sociales, el atacante se dice arrepentido de lo que pasó y ofreció disculpas públicas, así como solicita que se le dé una segunda oportunidad.

"Pido una segunda oportunidad y por cómo lo he demostrado en cancha que no soy violento. Trabajaré para buscar ayuda, mejorar como persona. Trabajar en pro de las mujeres para que derechos sean respetados y gracias a la prensa para poder dar este mensaje", declará Ibarra.

El jugador hizo énfasis en que aquella noche del seis de marzo, sí hubo una discusión verbal pero no agresiones físicas, y confesó que si no habló antes es porque estaba pensando bien las cosas.

Actualmente el ecuatoriano se encuentra separado del América, equipo del cual distintos medios han reportado que saldrá vendido, sin embargo, anteriormente Miguel Herrera ha declarado que esa será una decisión exclusiva de la directiva.

Cabe recordar que el delantero deberá permanecer por lo menos seis meses en territorio mexicano, tiempo en el que las autoridades trabajarán en su caso.