El ex rector de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro), Florentino Cruz Ramírez, renunció al partido Movimiento Ciudadano (MC) luego de que sus diputados votaron en contra de la reforma a la Ley Orgánica de la casa de estudios en la que se contempla la reelección del rector, así como de los directores de las unidades académicas.

Al concluir una conferencia de prensa en la que los ex rectores respaldaron la nueva Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Guerrero; Cruz Ramírez mencionó que ya hizo llegar su renuncia al líder de facto de este partido Luis Walton Aburto.

Cruz Ramírez, fue diputado local por el partido Convergencia, ahora MC, y presidió la Comisión de Educación del Congreso del estado. Informó que en su momento se reunió con los diputados de ese partido para cabildear la aprobación del nuevo ordenamiento jurídico de la universidad.

Recordó que sostuvo acercamientos con el coordinador de los diputados de MC, Ricardo Mejía Berdeja, uno de los principales críticos de la ley en los que “le expresé, que podía criticar lo que fuera real, pero valoró desde el punto de vista de sus posiciones políticas una realidad universitaria que no corresponde” con la realidad del estado de Guerrero.

“En este sentido creo que no puedo permanecer en un partido en el que yo le he aportado, he recibido ciertamente el apoyo pero no esperaba una descalificación”, dijo.

Sin ahondar en detalles anunció que “seguramente, alguien” orilló al diputado local de MC, Silvano Blanco de Aquino, a rechazar la iniciativa de ley que derivó del Quinto Congreso General Universitario y que fue enviada al Congreso del estado por el gobernador Héctor Astudillo Flores.

Blanco de Aquino fue uno de los cinco diputados que votó en contra de la nueva ley de la Uagro; los demás fueron Mejía Berdeja, Magdalena Camacho Díaz (MC) así como María de Jesús Cisneros de Morena, y Erika Alcaraz Sosa del PRD.

Cruz Ramírez sostuvo que ha tenido diferencias con la nueva línea política que ha asumido MC en el sentido de la guerra que mantiene en contra del PRD, y sobre todo del alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre.