Madrid, (Notimex).- El diplomático noruego Erik Solheim anunció su renuncia como director general del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), tras los resultados de una auditoría de viajes oficiales realizada al interior del organismo.

En un mensaje difundido en su página web, Solheim informó que después de una profunda reflexión y en estrecha consulta con el secretario general de la Organización de las Naciones Undas (ONU), Antonio Guterres, decidió dejar el cargo a partir del 22 de noviembre de 2018.

Asimismo, en un mensaje en su cuenta de Twitter, aseguró estar “triste” por irse del PNUMA y aseguró que seguirá en la defensa de la causa medioambiental.

Los resultados de la auditoría no se han publicado, pero de acuerdo con medios británicos The Times y The Guardian, Solheim habría pasado el 79 por ciento de los 22 meses que lleva en el cargo fuera de la agencia que tiene sede en Nairobi, Kenia.

Los gastos de viaje habrían ascendido a casi medio millón de dólares, al optar por rutas que no son económicas debido que son aerolíneas caras, y buscando conexiones innecesarias con Oslo y París.

En su mensaje, Solheim aseguró que tras su renuncia será Guterres el que nombre en breve a un encargado del PNUMA.

Defendió algunos de sus logros, como el incremento de países que se suman a la iniciativa por la eliminación gradual de los plásticos desechables, las alianzas sobre agricultura basada en naturaleza en países como Indonesia e India.

Asimismo, la firma de un acuerdo que garantiza los derechos ambientales en América Latina y el Caribe, así como de muchas alianzas en el sector privado.