México.- Tres mil 441 personas infectadas de COVID-19 y 194 muertes se registran hasta este jueves en el país, informó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell.

En rueda de prensa detalló que se registraron las dos primeras muertes a causa del virus en mujeres embarazadas. Detalló que una de ellas padecía diabetes gestacional y la otra hipertensión; ambas tenían obesidad mórbida,

Indicó que además se registran 10 mil 105 casos sospechosos y 17 mil 950 negativos. Recordó que México probablemente en los próximos 15 días pasará a la Fase 3 de transmisión.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, presentó ayer miércoles una estimación de casos totales: serían 26,519 en todo el país, es decir, ocho veces más de los que se han confirmado. El cálculo se realizó a través de la llamada vigilancia centinela que también se usó durante la crisis de influenza H1N1.

Sobre la vigilancia centinela, el subsecretario afirmó que “es un método científicamente probado, de vigilancia eficiente. El sistema se ha perfeccionado para reconocer cómo se comporta la epidemia de coronavirus en el país”, además de compararla con realizar una encuesta.

De acuerdo al subsecretario, la ciencia de la epidemiología está convencida que no todo puede ser observado. “Es un error metodológico suponer que sólo lo que se ve existe y que lo que no se ve no existe”, afirmó. Explicó que en un país con 300 mil casos confirmados si se aplica un factor de corrección en realidad “tendría 3 millones de casos”.

Reiteró la recomendación que se ha anunciado desde el principio de la Jornada de Sana Distancia y el aislamiento social: por razones de salud pública y para evitar contagios, la Secretaría de Salud recomienda que si la persona es joven, sin embarazo, y sin enfermedades crónicas, se quede en casa. Ocho de cada diez casos se recuperarán en un lapso de 10 a 14 días, aseguró, diciendo que no habrán secuelas y se quedarán inmunes a la enfermedad.

“Lo que estamos observando representa 10 o 12 veces más, esa es la interpretación”, explicó. “Las personas que pueden ser directamente observadas son 3 mil y tantas, pero cada una de ellas representa a otros 12”. Además, reconoció que, “de lo que se ve, la epidemia es ocho veces más grande”.