Ciudad de México.- Organizaciones no gubernamentales de Honduras denunciaron un total de 13 muertos y 115 heridos en el contexto de las protestas callejeras por las sospechas de fraude en el recuento de las elecciones presidenciales.

En rueda de prensa, Bertha Oliva, fundadora del comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), anunció la cifra y aprovechó para hacer un llamamiento a Estados Unidos.

"Solicitamos a Estados Unidos que no reconozca al Gobierno reelegido ( del Presidente Juan Orlando Hernández), porque el pueblo está masivamente en las calles esperando que su voto se respete, porque no hay transparencia en el conteo, ha habido una manipulación terrible", indicó la activista.

"Además, pedimos que Estados Unidos suspenda la ayuda militar al Gobierno de Honduras", agregó.

Oliva señaló que, según la información obtenida por varias organizaciones, incluida la suya, los ataques contra los civiles también se dieron fuera de las manifestaciones, como en su camino a ellas o a sus casas, donde ha entrado la policía militar.

"Y queremos resaltar que las acciones a nivel nacional ( las protestas) han sido totalmente pacíficas, hubo una desde el Estado, donde estaban cometiendo actos vandálicos gentes que lograron infiltrar para descalificar la acción popular", aseguró.

Por su parte, Heydi Alachan, de la Coalición Contra la Impunidad de Honduras, denunció persecución y hostigamiento en contra de los periodistas internacionales e independientes en el país, en el marco del esta do de excepción declarado esta semana.

Asimismo, Ariel Madrid, coordinador jurídico del Movimiento Amplio por la dignidad y la Justicia de Honduras, señaló que en las elecciones del 26 de noviembre "no se dieron" las reformas solicitadas por la sociedad civil.

"En todo el proceso ha habido muchas irregularidades, poca transparencia. El TSE se ha negado a dar como ganador ninguno de los dos candidatos, silencio por una semana, lo cual ha producido suspicacia a la población hondureña, que sale a las calles a manifestarse, y las manifestaciones han sido duramente reprimidas", explicó Madrid, haciendo referencia a los muertos, desaparecidos y heridos.

La Misión de Observación electoral de la OEA en Honduras ha determinado en su informe preliminar que el estrecho margen de los resultados, así como las irregularidades, errores y problemas sistemáticos que han rodeado esta elección, no permiten a la Misión tener certeza sobre los resultados.

Por ello, el organismo electoral, siguiendo la ley del país, todavía no ha declarado un nuevo Presidente ya que queda el proceso de impugnaciones.