Autoridades sanitarias de Honduras informaron hoy que mantienen bajo vigilancia a siete mujeres embarazadas que presentaron síntomas del Zika, mientras el municipio de San Pedro Sula declaró la emergencia ante el incremento de casos.

“Estas mujeres han presentado toda la sintomatología igual que el Zika, seis mujeres embarazadas en el hospital Leonardo Martínez y una en Danlí”, declaró a medios locales de prensa la ministra hondureña de Salud, Yolany Batres.

La funcionaria indicó que se le dará seguimiento al estado de salud de las siete mujeres, pero con los cuidados necesarios, a fin de “no alterarlas demasiado”.

La ministra aclaró además que “el aborto no es una solución para detener el virus del Zika y es ilegal en Honduras”, en alusión a los reportes sobre casos de microcefalia en bebés de mujeres embarazadas contagiadas con el virus.

“Yo creo que acá el llamado es a la población en general a eliminar los criaderos de zancudos (Aedes aegypti -vector del Zika-), tenemos que limpiar las casas”, apuntó Batres.

Por su parte, la Corporación Municipal de San Pedro Sula declaró este jueves emergencia por Zika en el municipio debido a que registra más de mil 600 casos de la enfermedad y la ausencia laboral ha empezado a afectar a las empresas.

El comisionado de Salud y regidor, Juan Carlos Zúniga, junto con los encargados de Salud Municipal, elaboran una lista de los insumos necesarios para intensificar los operativos de fumigación a fin de evitar la propagación del mosquito transmisor del Zika.

Notimex