Residente de la central provincia yemenita de Taizz reportaron hoy leves violaciones al cese al fuego de parte de los rebeldes chiítas Houthi, en el primero de los cinco días la tregua humanitaria para Yemen, propuesta para Arabia Saudita.

“Combatientes Houthi abrieron fuego contra posiciones de las tropas del Ejército, leales al asediado presidente Abd Rabbu Mansour Hadi en la provincia de Taizz”, informó este miércoles la cadena informativa Alballawa, horas después de la entrada en vigor de la tregua.

La propuesta árabe, que prevé un cese al fuego de cinco días para permitir la distribución de ayuda humanitaria a los millones de yemenitas afectados por el conflicto, inició oficialmente la noche del martes a las 23:00 horas de Yemen (20:00 GMT).

Testigos presenciales denunciaron que los rebeldes Houthis, que controlan Saná y otras ciudades del norte y sur de Yemen, también bombardearon un barrio residencial en la sureña provincia de Ad Dali, sólo una hora después de que inició el alto el fuego.

De acuerdo con los reportes, también se registraron enfrentamientos entre combatientes Houthi y tropas del Ejército, apoyados por seguidores del presidente Hadi, en la vecina Taizz, así como la oriental provincia de Jawf.

Pese a los incidentes registrados durante la jornada, el nuevo enviado de las Naciones Unidas (ONU) para Yemen, Ismail Ould Cheikh, quien llegó la víspera a la ciudad, confirmó el cumplimiento en lo general del cese al fuego, pese a los enfrentamientos y combates registrados la víspera.

Durante la tarde y noche del martes, la coalición árabe, dirigida por Arabia Saudita, lanzó más de 50 ataques aéreos contra refugios y depósitos de armas controladOs por los Houthi en varias ciudades de Yemen, incluida esta capital.

En tanto, la milicia Houthi intensificó sus ataques contra zonas pobladas y libró batallas con combatientes de la resistencia popular progubernamental en Taiz, Lahj y Aden, entre otras ciudades, que según medios internacionales, dejaron cerca de un centenar de muertos.

La República de Yemen ha permanecido sumergida en el caos desde septiembre pasado, cuando los Houthis invadieron la capital, obligando al presidente Hadi a refugiarse en Aden, hasta fines de marzo pasado cuando se vio obligado a huir a Arabia Saudita, donde sigue hasta hora.

El pasado 26 de marzo, Arabia Saudita y sus aliados árabes comenzaron una extensa campaña militar contra posiciones Houthi, respondiendo al llamado del presidente de Yemen, que es reconocido por la comunidad internacional.

Según estimaciones de la ONU, más de mil 400 personas murieron, otras seis mil han resultado heridas y ocho millones más sufren de una crisis humanitaria en el Yemen, a consecuencia de la campaña militar, que no ha logrado acabar con los rebeldes.

Ante la crisis humanitaria, el ministro saudita de Relaciones Exteriores, Adel al-Jubeir, propuso la semana pasada, tras una reunión con el secretario de Estado estadunidense, John Kerry, una tregua humanitaria de cinco día para llevar ayuda a la población necesitada.

La tregua humanitaria, que fue aceptada por los rebeldes el domingo pasado, podría ampliarse por más de cinco días, si los Houthis respetan el cese al fuego y permiten la movilización del personal de las agencias humanitarias internacionales que llevarán la ayuda a los yemenitas.(Notimex)