Chilpancingo, Guerrero.- Por temor a que sea vulnerada su integridad, los reporteros Bernardo Torres Morales y Juan Blanco Alejo, interpusieron este miércoles una denuncia ante la delegación de la Fiscalía General de la República (FGR), tras haber sido víctimas de robo.

Este día, se cumplieron dos semanas de que ambos comunicadores, solicitaron la activación del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, pero hasta el momento no han obtenido respuesta.

Tanto Torres Morales como Blanco Alejo, acudieron a la FGR a rendir su declaración sobre los hechos, que se suscitaron la noche del martes 14 de mayo en Chilpancingo. La delegación dará vista a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Contra la Libertad de Expresión (FEADLE).

De acuerdo con la versión, fueron asaltados a mano armada por dos sujetos justo en la puerta de la vivienda de uno de los comunicadores, la cual se ubica en una de las calles del centro de la capital. 

Los comunicadores regresaban de una cobertura en Iguala, donde realizaron su trabajo en una de las constantes movilizaciones de los Padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

“Los asaltantes exigieron que le entregáramos nuestros teléfonos celulares, que nos obligó a desbloquear, posteriormente nos pidió con insistencia los nombres completos y de dónde éramos originarios, a lo que no respondimos”, se señala en un documento.

Los ladrones no revisaron ni pidieron que entregaran el resto de sus pertenencias, y solo se enfocaron en obtener los teléfonos celulares e identificaciones personales".

Días después del atraco, los comunicadores denunciaron públicamente que había sido vulnerada su privacidad, luego de que desde Morelos, se había intentado acceder a sus cuentas personales de redes sociales.

Días antes del asalto, los dos reporteros habían sido objeto de agresiones. En el caso de Torres Morales, este había sostenido un debate en Twitter, con el gobernador Héctor Astudillo Flores. Hecho que terminó en una oleada de criticas de simpatizantes y trolls hacia el comunicador.

También en días previos, Juan Blanco realizó una cobertura en la carretera federal Mexico-Acapulco, en las inmediaciones del poblado de Mezcala, perteneciente al municipio de Eduardo Neri, donde fue hostigado por personas armadas que bloqueaban la vialidad y que intentaron arrebatarle su equipo de trabajo.