México.-La situación en Ecuador se torna cada vez más difícil, luego de las protestas civiles en las calles, el gobierno de Lenin Moreno, que lanzó a la fuerza pública para tratar de neutralizarlas, tuvo que pedir un alto a la confrontación y sentarse a dialogar.

El país sudamericano se encuentra en una crisis que lo mantiene parado, con las principales carreteras bloqueadas, desabasto de combustible y de productos, y alrededor de 5 muertos, más de mil detenidos y cientos de heridos.

Organizaciones cono la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han pedido al gobierno de Moreno un alto a la represión e hizo un llamado al diálogo, ya que indicó que la violencia desatada se encuentra en un estado “alarmante”.

https://twitter.com/CIDH/status/1183150322975477760?s=20

Qué fue lo que detonó todo

El 1 de octubre el presidente de Ecuador, Lenin Moreno, anunció el alto al subsidio de combustibles Extra, Extra con etanol y diésel, los más baratos, en virtud de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Otras de las medidas fueron la baja en salarios de hasta un 20% en contratos temporales del sector público, así como reducción de vacaciones de 10 a 15 días para empleados.

Ante los anuncios, el 3 de octubre iniciaron las protestas contra las medidas anunciadas, que elevaron los costos en algunos casos hasta en más del 100%, las cuales fueron reprimidas dejando un saldo inicial de varios heridos y detenidos.

El gobierno anuncia estado de emergencia y la muerte de un hombre hizo que todo estallara. La mayoría de las carreteras de las provincias ecuatorianos están bloqueadas.

Manifestaciones enormes encabezadas por confederaciones indígenas, mujeres y estudiantes tomaron las calles, lo que llevó al gobierno a decretar toque de queda, así como el uso de las Fuerzas Armadas para tratar de neutralizarlas.