México.-La situación en Ecuador se torna cada vez más difícil, luego de las protestas civiles en las calles, el gobierno de Lenin Moreno, que lanzó a la fuerza pública para tratar de neutralizarlas, tuvo que pedir un alto a la confrontación y sentarse a dialogar.

El país sudamericano se encuentra en una crisis que lo mantiene parado, con las principales carreteras bloqueadas, desabasto de combustible y de productos, y alrededor de 5 muertos, más de mil detenidos y cientos de heridos.

Organizaciones cono la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han pedido al gobierno de Moreno un alto a la represión e hizo un llamado al diálogo, ya que indicó que la violencia desatada se encuentra en un estado “alarmante”.