#Ciencia y tecnología

Reproducción asistida ocupa el tercer lugar del turismo médico en México

Los precios de este tipo de tratamientos van desde los 18 mil pesos por una inseminación artificial, con un porcentaje del 15 al 20 por ciento de efectividad.

Por Redacción, 2018-04-05 13:17

México, (Notimex).- Los tratamientos para solucionar problemas de infertilidad, son entre 30 y 50 por ciento más baratos en México que en otros países como Estados Unidos, por lo que es un sector importante para el turismo médico.

Abraham Martínez, director general de Ivinsemer en la Ciudad de México, dijo que la reproducción asistida es el tercer procedimiento en importancia para este tipo de turismo, después de intervenciones cardiovasculares y cirugías plásticas, según un estudio de ProMéxico y la Secretaría de Salud.

Según la técnica empleada, los precios de este tipo de tratamientos van desde los 18 mil pesos por una inseminación artificial, con un porcentaje del 15 al 20 por ciento de efectividad, hasta los casi 120 mil pesos por un tratamiento de ovodonación (donación de óvulos) con un 80 por ciento de éxito.

En nuestro país existen 2.6 millones de casos de infertilidad y cada año se suman 180 mil, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

En el marco del Día Mundial de la Salud que se conmemora el 7 de abril, Abraham Martínez mencionó que el plan de vida de algunas parejas consiste en tener hijos y formar una familia, lo cual forma parte de los derechos al que todos los interesados deberían tener acceso.

El director de la clínica especializada en infertilidad, mencionó que el estilo de vida actual de las parejas o la edad en que deciden convertirse en padres, entre otros faactores, pueden ser condiciones que dificultan la posibilidad de tener un bebé.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la infertilidad ocurre cuando una pareja tiene relaciones sexuales sin protección por un año sin lograr la fecundación, situación que afecta a alrededor de 17 por ciento de las parejas mexicanas, según la firma investigadora de salud Ipsos Healthcare.

Existen diversas causas que derivan en infertilidad, como desórdenes relacionados con andrógenos, endometriosis, problemas de ovulación, fibromas uterinos, infecciones no tratadas como la chlamydia o gonorrea, bajo recuento, baja movilidad, ausencia o malformación de los espermatozoides.

Agregó que un alto porcentaje de las parejas infértiles pueden concebir con el tratamiento adecuado, para lo que es necesario que un biólogo de la reproducción diagnostique si el problema reproductivo lo presenta el hombre, la mujer o ambos y determinar los pasos a seguir para lograr el embarazo.

#Ciencia y tecnología

Anticuerpos de tiburón podrían servir para desarrollo de fármacos

En el caso de los tiburones, por alguna razón evolutiva, sus anticuerpos son termoestables; es decir, soportan temperaturas que ningún otro anticuerpo es capaz de resistir, entre otras ventajas.

Por Redacción, 2018-12-16 08:36

México, (Notimex).- Un grupo de especialistas del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), encabezados por Alexei F. Licea Navarro, realiza un estudio sobre los anticuerpos de tiburón para el desarrollo de medicamentos.

En el transcurso de cientos de millones de años, los tiburones se han enfrentado a una gran cantidad de patógenos que los han atacado, pero su sistema inmunológico es de gran sofisticación y los mantiene sanos y salvos, señaló Licea Navarro.

El director de la División de Biología Experimental y Aplicada del CICESE dijo que esta es una de las razones por las cuales en esta institución se han dedicado, desde el año 2000, a estudiar parte de ese sistema inmunológico tan complejo y evolucionado.

En la revista Ciencia y Desarrollo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología explicó que los tiburones son organismos que han existido desde hace cientos de millones de años, tantos, que podrían considerarse como fósiles vivientes.

Mencionó que los primeros tiburones aparecieron en los mares hace aproximadamente 340 millones de años, y los escualos continúan existiendo hasta hoy, incluso después de la extinción masiva de especies a causa del gran meteorito de Yucatán.

De acuerdo con el investigador, dentro de los sistemas inmunológicos de los vertebrados existen las proteínas llamadas anticuerpos; estas moléculas se unen a los agentes invasores para neutralizarlos y eliminarlos del organismo.

Apuntó que los anticuerpos son estas proteínas del sistema inmunológico que circulan en la sangre y tienen por función erradicar agentes extraños al organismo; por uno de sus extremos pueden unirse al agente invasor y neutralizar la actividad tóxica de la molécula patógena.

En el efecto de la neutralización, los anticuerpos se unen con gran afinidad y especificidad al agente extraño, con lo que se inmoviliza e inactiva totalmente, característica que ha servido para que se desarrollen varios fármacos.

En el caso de los tiburones, por alguna razón evolutiva, sus anticuerpos son termoestables; es decir, soportan temperaturas que ningún otro anticuerpo es capaz de resistir, entre otras ventajas.

Si se desea generar un medicamento con un anticuerpo de tiburón, se tiene una ventaja comercial inigualable, ya que éste puede estar a temperatura ambiente en el desierto de Sonora, en la sierra tarahumara o en la selva lacandona, y no perderá su actividad, por lo que podrá utilizarse sin problema en cualquier momento, subrayó.

#Ciencia y tecnología

Desarrolla IPN diagnóstico rápido de enfermedad tropical

En México, es endémica principalmente de los estados de Nayarit, Guerrero, Campeche, Quintana Roo, Chiapas y Veracruz.

Por Redacción, 2018-12-15 13:02

Ciudad de México.-Investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) trabajan en el desarrollo de una herramienta de diagnóstico específico, sensible y rápido que permitirá diferenciar la Leishmaniasis de otras enfermedades como la lepra, cáncer, tuberculosis y micosis cutáneas, ya que las manifestaciones clínicas son muy parecidas.

En México hay poblaciones que por habitar en zonas selváticas podrían estar expuestas al parásito causante de este padecimiento, por ello desde hace más de una década, el grupo de científicos a cargo de Amalia Monroy Ostria, de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB), del IPN, ha evaluado y caracterizado mil pacientes con esta enfermedad que se presenta en tres clases de lesiones tipo úlceras o granulomas y que afectan la piel (L. cutanea), las mucosas (L. mucocutanea) o los órganos internos (L. visceral).

Con los resultados de estos estudios se ha logrado copilar la información biomolecular necesaria para identificar las especies de estos parásitos protozoarios que originan los diferentes tipos clínicos de Leishmaniasis, como Leishmania mexicana y Leishmania amazonensis, entre otras, además de infecciones mixtas que involucran también a la Leishmania braziliensis.

Con esta información contenida en una base de datos, además de las pruebas de tinción y cultivo a las que se someten las muestras de tejido del enfermo, será mucho más fácil y rápido para el especialista determinar si efectivamente se trata de Leishmaniasis y la especie exacta del parásito que la ocasiona. Lo anterior, permitirá brindar al paciente el tratamiento adecuado y la dosis correcta para atacar de manera contundente a este parásito que es transmitido al ser humano por la picadura de más de 90 especies de flebotominos (mosquitos y moscas conocidas como “papalotillas”).

En México, la Leishmaniasis es endémica de zonas tropicales y subtropicales principalmente de los estados de Nayarit, Guerrero, Campeche, Quintana Roo, Chiapas y Veracruz.

La importancia de esta investigación radica en que la clasificación de las múltiples especies y subespecies de Leishmania es muy difícil, ya que para su plena caracterización se requieren estudios bioquímicos, inmunológicos y de biología molecular. Este proyecto con el que los estudiantes Marco Antonio Cortés Martínez y Geovanny Alejandrino Castañeda Beltrán se titularon como químicos bacteriólogos parasitólogos, podría generar herramientas útiles para que los médicos de las zonas endémicas identifiquen a tiempo la enfermedad y la controlen.

#Ciencia y tecnología

Ciencia explica el por qué las personas sienten comezón

Por Redacción, 2018-12-14 15:58

México.-Un grupo de científicos identificó el mecanismo del cerebro que induce a las personas a rascarse la piel, un hallazgo que podría ayudar a encontrar un tratamiento eficaz contra la picazón crónica, según un estudio publicado en la revista especializada Neuron.

El equipo de la Academia de Ciencias de China liderado por Yan-Gang Sun demostró que la actividad de un pequeño subconjunto de neuronas, ubicadas en una región cerebral profunda llamada gris periacueductal, rastrea el comportamiento de rascarse en ratones.

“Todavía no existe un tratamiento eficaz para la picazón crónica, que se debe en gran parte a nuestro conocimiento limitado sobre el mecanismo neural de la picazón”, argumentó Sun.
La autora principal del estudio consideró que este descubrimiento proporciona “el punto de partida” para descifrar cómo se procesa y modula la picazón en el cerebro. Puede ser provocada por una amplia gama de causas, que incluyen reacciones alérgicas, afecciones de la piel, sustancias químicas irritantes, parásitos, enfermedades, embarazos y tratamientos para el cáncer.
El ciclo de rascarse, de acuerdo a los expertos, puede afectar significativamente la calidad de vida y provocar daños graves en la piel y los tejidos. En su informe, los investigadores analizaron las neuronas de color gris periacueductal de ratones, que se movían libremente y que fueron inducidos a rascarse a través de inyecciones con histamina o con un medicamento antimalárico llamado cloroquina.
El comportamiento inducido por la picazón desencadenaba la actividad de un conjunto específico de neuronas que producen un neurotransmisor (glutamato) y un neuropéptido llamado taquiquinina 1 (Tac1). Cuando los investigadores eliminaron las neuronas que expresaban Tac1, la acción de rascarse disminuyó significativamente. Por contra, la estimulación de esas neuronas desencadenó un comportamiento de rascado espontáneo, incluso sin histamina o cloroquina.
Sun explicó que se sabe poco sobre cómo evolucionó el circuito de la picazón, a pesar de su importancia para la supervivencia de los animales. “La sensación de picazón juega un papel clave en la detección de sustancias dañinas, especialmente las que se han adherido a la piel”, dijo Sun. En estudios futuros, Sun y su equipo planean investigar qué moléculas de las neuronas periacueductales que expresan Tac1 pueden ser atacadas por los medicamentos.
“Estas investigaciones nos ayudarán a diseñar nuevos enfoques y desarrollar nuevos fármacos para el tratamiento de pacientes con picazón crónica”, finalizó Sun.