#Creativos

“República luminosa”, de Andrés Barba, llega a librerías de México

Es también autor de “El libro de las caídas” en colaboración con el pintor Pablo Angulo, “Debilitamiento”, “En presencia de un payaso”, “Ha dejado de llover”, y “La ceremonia del porno”. Su obra ha sido traducida a cinco idiomas.

Por Redacción, 2018-04-17 10:28

México, (Notimex).- ¿Qué tiene que suceder para que alguien sienta la necesidad de redefinir su idea de la infancia? La aparición de 32 niños violentos, de procedencia desconocida, trastoca por completo la vida de San Cristóbal, una pequeña ciudad tropical encajonada entre la selva y el río.

20 años después, uno de sus protagonistas redacta “República luminosa”, una crónica tejida de hechos, pruebas y rumores sobre cómo la ciudad se vio obligada a reformular no sólo su idea del orden y la violencia sino hasta la misma civilización durante aquel año y medio en que, hasta su muerte, los niños tomaron la ciudad.

Tensa y angustiosa, con la nitidez del “Conrad” de “El corazón de las tinieblas”, el joven escritor Andrés Barba suma en esta nueva entrega, que ya está aquí, a su habitual audacia narrativa y su talento para las situaciones ambiguas, la dimensión de una fábula metafísica y oscura que tiene el aliento de los grandes relatos.

Andrés Barba (Madrid, 1975) se dio a conocer en 2001 con la novela “La hermana de Katia” (finalista del Premio Herralde) excelentemente acogida por crítica y público, a la que siguieron “Ahora tocad música de baile”, “Versiones de Teresa” (Premio Torrente Ballester), “Las manos pequeñas” y “Agosto, octubre”.

También, de las innovadoras entregas de “La recta intención”. Es también autor de “El libro de las caídas” en colaboración con el pintor Pablo Angulo, “Debilitamiento”, “En presencia de un payaso”, “Ha dejado de llover”, y “La ceremonia del porno”. Su obra ha sido traducida a cinco idiomas.

#Creativos

“Pita amor, la undécima musa” a 100 años del natalicio de la poeta

En este libro, Michael K. Schuessler rescata al mito y al personaje, a la mujer extravagante, a la poeta destacada y a la artista herida mortalmente por la muerte de su único hijo.

Por Redacción, 2018-04-25 11:57

México, (Notimex).- Bajo la autoría de su entrañable amigo y biógrafo Michael K. Schuessler, se publicó el libro “Pita Amor, la undécima musa” en una edición actualizada y en conmemoración del centenario del nacimiento de la poeta y destacada artista.

La vida de Pita Amor es plasmada a detalle en esta nueva edición actualizada publicada por el sello editorial Aguilar y la casa Penguin Ramdom House, con prólogo de Elena Poniatowska.

En este libro, Michael K. Schuessler rescata al mito y al personaje, a la mujer extravagante, a la poeta destacada y a la artista herida mortalmente por la muerte de su único hijo.

Schuessler enlaza los poemas de Pita Amor con su vida y con su legado vivencial que sentencia “Yo soy mi casa”, para repasar aspectos de su niñez, su adolescencia y sus primeros pasos literarios.

Además, se vale de la investigación periodística, el recorrido por las calles de la gran Ciudad de México en busca del aliento de la poeta, de los destellos y de su sombra.

Más cerca del cielo que de los hombres, del paraíso de la literatura que de la sociedad que la vio crecer, que se admiró de su belleza y talento lírico. Guadalupe Amor, la inolvidable Pita, fue un ser tocado por la gracia poética, el arrebato, la sensualidad y la locura del artista.

“No en verso, ni pienso en verso, escribo en verso cuando quiero, cuando me viene en gana a mi arbitrio. Pero yo pienso y hablo en prosa, el verso lo uso en los días de gala”, expresó la musa al ser cuestionada sobre su manera de escribir durante una entrevista con la actriz Ofelia Medina.

Indudablemente, Pita Amor es una transgresora y un ser diferente de la literatura mexicana, del tamaño y encanto de Nahui Ollin, Frida Kahlo y Remedios Varo.

La musa pintó con las palabras un mundo voluptuoso, erótico y profundo. El trabajo de Schuessler, para acercar a las nuevas generaciones a esta mujer intensa e inolvidable, es sencillamente extraordinario.

Michael K. Schuessler es doctor en Lenguas y Literatura Hispánicas, egresado de la Universidad de California, Los Ángeles; miembro del Sistema Nacional de Investigadores y profesor titular del Departamento de Humanidades en la Universidad Autónoma Metropilitana, Cuajimalpa, en la Ciudad de México.

Experto en la cultura mexicana, ha publicado varios libros, entre ellos; “Artes de fundación: teatro evangelizador y pintura mural en la Nueva España”, “Peregrina: mi idilio socialista con Felipe Carrillo Puerto” (historia basada en la vida de Alma Reed y su romance con el gobernador socialista de Yucatán), “Perdidos en la traducción” y “Elenísima”, cuya edición en inglés fue nominada al

#Creativos

Belisario Domínguez, 155 años del natalicio del libertario y humanista

La muerte del doctor Belisario Domínguez contribuyó a la caída del tirano Huerta. Su ejemplo ha quedado como algo vivo que los mexicanos debemos imitar siempre.

Por Redacción, 2018-04-24 11:48

México, (Notimex).- Sus grandes convicciones democráticas y su solemne defensa a las libertades básicas de los individuos, así como su extraordinario humanismo y su posterior sacrificio, enaltecieron a Belisario Domínguez como un ejemplo de lo que un auténtico representante del pueblo debe realizar para lograr una función correcta.

“Política de terror, señores senadores, es la que practica don Victoriano Huerta. Su estrecho criterio de viejo soldado no cree que exista alguna otra. Y en razón al modo con que ascendió al poder y los acontecimientos sucedidos en su gobierno, el cerebro de don Victoriano está desequilibrado y su espíritu desorientado… cree que él es el único capaz de gobernar a México y remediar sus males”.

Con este discurso, el político chiapaneco denunció el gobierno ilegítimo y autoritario del General Victoriano Huerta, razón por la que fue aprehendido y asesinado al interior del panteón Xoco.

De acuerdo con la biografía publicada en la página del Senado de la República, Belisario Domínguez nació en Comitán, Chiapas, el 25 de abril de 1863.

Sus padres, Cleofás Domínguez y María del Pilar Palencia, pertenecían a la clase acomodada, y gozaban de buena reputación como personas buenas, laboriosas y honradas. Además, se les conocía y estimaba por sus ideas liberales.

Hizo sus primeros estudios en la escuela particular del profesor Francisco Gutiérrez, en su ciudad natal. Cursó la preparatoria en el Instituto Literario y Científico del Estado, en San Cristóbal las Casas.

En 1879 marchó a París para cursar sus estudios profesionales y permaneció en la Ciudad Luz 10 años; el 17 de julio de 1889 recibió su título de Médico Cirujano y Partero, y regresó a su patria enseguida.

El 26 de febrero de 1890 llegó a Veracruz y a principios de abril ya estaba en Comitán, donde instaló su consultorio.

El 2 de noviembre de 1890, el joven médico se casó con su prima Delina Zebadúa Palencia. Tuvieron cuatro hijos: Matilde nació el 1 de octubre de 1891; Hermila, el 25 de agosto de 1893; Carmen, quien murió al nacer; y Ricardo, el 28 de octubre de 1897.

Al comenzar 1902, su esposa enfermó, razón por la que Domínguez consideró necesario y urgente trasladarla a la capital del país, donde la internó en un sanatorio particular.

Estaba a su lado constantemente, pero la desgracia parecía perseguirle: recibió noticias de que don Cleofas, su padre, se encontraba delicado en Comitán. A pesar de sus cuidados, nada pudo hacer para salvar a su padre, quien falleció el 12 de octubre de 1902.

Regresó al lado de su esposa a principios de 1903, quién falleció el 22 de noviembre de ese año. Poco después moría, también en México, doña Carlota Domínguez de Tovar, hermana del doctor.

Ante la nueva reelección del general Porfirio Díaz en la presidencia de la República, esta vez para un periodo de seis años, los clubes liberales de oposición se multiplican en todo el país, sus órganos de prensa eran perseguidos y, clausurados por el gobierno.

El doctor fundó el periódico “El Vate”, donde publicó artículos contra el presidente Díaz y el gobernador porfirista de su Entidad, Rafael Pimentel.

A finales de 1905 regresó a Comitán. Instaló aquí con un socio, una farmacia a la que puso por nombre “La Fraternidad”, pero continuó en sus actividades políticas; fundó un Club Democrático y comenzó a participar en las lides electorales.

En 1909, fue electo Presidente Municipal de Comitán, y tomó posesión el 1 de enero de 1910. Fue tan importante la obra que realizó al frente del Ayuntamiento, que su fama trascendió a todo el Estado, y pronto fue uno de los más distinguidos políticos.

A principios de 1913 se trasladó a la capital del país con el propósito de que su hijo Ricardo hiciera en México los estudios preparatorios. El doctor se instaló en el Hotel Jardín, en la calle de San Juan de Letrán, y su hijo en una casa de pensión. Ambos fueron testigos de los acontecimientos de la Decena Trágica.

Ante la muerte del senador Leopoldo Gout, el 25 de abril se presentó ante la Cámara Alta del Senado. Con una voz viril e incendiaria, se pronunció sobre el asesinato de Francisco I. Madero y José María Pino Suárez a manos de Victoriano Huerta.

En su discurso repitió varias veces la misma acusación, sin otra idea que sostener con firmeza la verdad. Con los perfiles de un héroe civil y la grandeza de los personajes épicos, dio una gran lección sobre el cumplimiento de los deberes del ciudadano cuando ve en peligro las instituciones políticas de su país.

El 23 de septiembre, en otro discurso incendiario, el doctor volvió a llamar asesino y desequilibrado mental al usurpador Huerta. Este discurso, impreso en una hoja por la Señorita María Hernández Zarco, tuvo amplia circulación en el país y alentó a quienes, con las armas en las manos se oponían al régimen espurio.

El 29 de septiembre de 1913 se escuchó el discurso que le costaría la vida.

La noche del 7 de octubre fue sacado de su habitación en el hotel y conducido al cementerio de Xoco, en Coyoacán, donde se le martirizó y asesinó cruelmente.

Sus verdugos, Gilberto Márquez, Alberto Quiroz, José Hernández Ramírez y Gabriel Huerta sepultaron el cadáver, y hasta después de varias pesquisas de los senadores y los parientes y amigos del doctor, se descubrió la verdad de los hechos.

La muerte del doctor Belisario Domínguez contribuyó a la caída del tirano Huerta. Su ejemplo ha quedado como algo vivo que los mexicanos debemos imitar siempre.

El 28 de enero de 1953, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto por el cual se creaba la Medalla de Honor Belisario Domínguez, con el objeto de conmemorar la lucha y el sacrificio de este ilustre mexicano.

#Creativos

Conoce a 9 escritores cubanos que enriquecieron la literatura mundial

Los más grandes poetas de ese movimiento, que supuso la llegada a América de nuevos ideales artísticos.

Por Redacción, 2018-04-24 11:45

México, (Notimex).- La literatura latinoamericana ha recibido importantes contribuciones de destacados escritores cubanos cuyos estilos de escritura influyeron a otros literatos o bien, retrataron con maestría la vida y la sociedad de su país, convirtiéndose en íconos de las letras.
JOSÉ MARTÍ (1853-1895)

Destacado precursor del Modernismo literario hispanoamericano, uno de los más grandes poetas de ese movimiento, que supuso la llegada a América de nuevos ideales artísticos. La poesía de este héroe independentista se basa en una visión dualista de la humanidad: realidad e idealismo, espíritu y materia, verdad y falsedad. En su prosa aparece la sociedad y la historia.

ALEJO CARPENTIER (1904-1980)

Novelista y ensayista que influyó en el desarrollo de la literatura latinoamericana debido a su estilo de escritura, conocido como “realismo mágico”, que incorporó todas las dimensiones de la imaginación en la realidad. Se unió a la Revolución, y por su lealtad al régimen de Fidel Castro, fue designado diplomático en París.

GUILLERMO CABRERA INFANTE (1929-2005)

Escritor, periodista y crítico se autodefinió como el “Anticastro”. Fundó la Cinemateca de Cuba y dirigió el Consejo Nacional de Cultura y los diarios Revolución y Lunes de Revolución. Fue agregado cultural en Bruselas, pero por desacuerdos con Fidel le impidieron regresar a su país. Su obra es un “collage” de la Cuba prerrevolucionaria y su ideología crítica.

LEONARDO PADURA (1955)

Vivió siempre en La Habana, donde el escritor desplegó una obra crítica con la sociedad en que vive. De manera particular es conocido por sus novelas policiacas del detective Mario Conde. En 2015 recibió el galardón Princesa de Asturias por destripar la realidad de Cuba y la decepción de su generación.

ROBERTO FERNÁNDEZ RETAMAR (1930)

Respetado escritor que perteneció al grupo de los “poetas de la Revolución” y fue uno de los mejores exponentes del llamado coloquialismo hispanoamericano. Desempeñó un papel protagónico dentro de la política cultural revolucionaria y se convirtió en un polémico defensor de la ortodoxia castrista que atacaba la posición antirrevolucionaria de autores contemporáneos.

JOSÉ LEZAMA LIMA (1910-1976)

Poeta, novelista y ensayista experimental cubano cuya escritura barroca y erudición ecléctica influyeron profundamente en otros escritores caribeños y latinoamericanos. Fundó el periódico Orígenes, que publicó obras de poetas cuyas contribuciones revolucionaron las letras.

REYNALDO ARENAS (1943-1990)

Tenía 15 años cuando triunfó la Revolución y su apoyo al gobierno de Castro le permitió su primera novela “Celestinos antes del alba”, la única publicada en Cuba en 1968 pues la siguiente “El Mundo alucinante” fue prohibida tras ser calificada como contrarrevolucionaria, lo que marcó un punto de inflexión en su postura política.

MIGUEL BARNET (1940)

Narrador, ensayista y etnólogo. Aborda con rigor analítico los géneros más variados para ahondar en la identidad nacional cubana a través del estudio antropológico y la recreación imaginativa de figuras populares y costumbres más representativas. Fundador de la Academia de las Ciencias de Cuba, es el escritor vivo que más ha publicado dentro y fuera de Cuba.

NICOLÁS GUILLEN (1902-1989)

Reconocido Poeta Nacional de Cuba, plasmó ideas revolucionarias en sus obras. Introdujo el tema negro en la poesía y recibió reconocimientos por retratar a plenitud el espíritu de lucha de las personas y su esperanza de conquistar una sociedad mejor. Fue miembro del Partido Comunista y presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

SEVERO SARDUY (1937-1993)

Fue uno de los jóvenes escritores encargados de renovar la literatura cubana y se convirtió en uno de los más brillantes narradores cubanos contemporáneos, autor de una narrativa caracterizada por su audacia experimental y su gusto por el neobarroco, que fue el principal aporte de la isla a la literatura de habla hispana en los años 60 y 70.