#Creativos

“República luminosa”, de Andrés Barba, llega a librerías de México

Es también autor de “El libro de las caídas” en colaboración con el pintor Pablo Angulo, “Debilitamiento”, “En presencia de un payaso”, “Ha dejado de llover”, y “La ceremonia del porno”. Su obra ha sido traducida a cinco idiomas.

Por Redacción, 2018-04-17 10:28

México, (Notimex).- ¿Qué tiene que suceder para que alguien sienta la necesidad de redefinir su idea de la infancia? La aparición de 32 niños violentos, de procedencia desconocida, trastoca por completo la vida de San Cristóbal, una pequeña ciudad tropical encajonada entre la selva y el río.

20 años después, uno de sus protagonistas redacta “República luminosa”, una crónica tejida de hechos, pruebas y rumores sobre cómo la ciudad se vio obligada a reformular no sólo su idea del orden y la violencia sino hasta la misma civilización durante aquel año y medio en que, hasta su muerte, los niños tomaron la ciudad.

Tensa y angustiosa, con la nitidez del “Conrad” de “El corazón de las tinieblas”, el joven escritor Andrés Barba suma en esta nueva entrega, que ya está aquí, a su habitual audacia narrativa y su talento para las situaciones ambiguas, la dimensión de una fábula metafísica y oscura que tiene el aliento de los grandes relatos.

Andrés Barba (Madrid, 1975) se dio a conocer en 2001 con la novela “La hermana de Katia” (finalista del Premio Herralde) excelentemente acogida por crítica y público, a la que siguieron “Ahora tocad música de baile”, “Versiones de Teresa” (Premio Torrente Ballester), “Las manos pequeñas” y “Agosto, octubre”.

También, de las innovadoras entregas de “La recta intención”. Es también autor de “El libro de las caídas” en colaboración con el pintor Pablo Angulo, “Debilitamiento”, “En presencia de un payaso”, “Ha dejado de llover”, y “La ceremonia del porno”. Su obra ha sido traducida a cinco idiomas.

#Creativos

Canta soprano mixe concierto en Los Pinos

El público pudo disfrutar de la música de la soprano oaxaqueña María Reyna González

Por Redacción, 2018-12-15 14:27

Ciudad de México.-Los sonidos de la lengua indígena mixe sonaron este día en el Centro Cultural Los Pinos, donde el público pudo disfrutar de la música de la soprano oaxaqueña María Reyna González.

El público que realizaba el recorrido por este recinto, se dejó sorprender con este breve concierto que se presentó en el salón Venustiano Carranza, dónde la intérprete mixe cantó también en maya.

Acompañada por el pianista Joaquín Garzón, María Reyna llevó un poco de la música indígena que busca, además de difundir, preservar las lenguas originarias de México, las cuales, muchas de ellas, están en peligro de desaparecer.

Los Pinos, que desde el 1 de diciembre fue abierto para convertirse en un recinto cultural y con lo que terminaron 84 años de ser la residencia oficial del presidente de la República, ahora es un espacio donde el público puede disfrutar de la cultura.

Para la joven indígena, quien también participó durante la entrega del Bastón de Mando del presidente Andrés Manuel López Obrador en el Zócalo de la Ciudad de México, fue un honor haber pisado la casa que ahora es de todo el pueblo.

En su intervención, María Reyna exhortó a los visitantes, sobre todo a los niños y jóvenes, a sentirse orgullosos de sus raíces y luchar por preservar las 68 leguas indígenas que tiene México.

Como parte de las actividades que tiene la Secretaría de Cultura, este domingo en este recinto habrá un concierto sinfónico de la clásica pieza Carmina Burana; a las 16:00 horas se llevará a cab, a cargo de la orquesta de la Escuela Carlos Chávez, integrada por 120 músicos y un coro de 150 cantantes, quienes interpretarán la obra completa de Carl Off.

El Complejo Cultural Los Pinos abrió sus puertas a las 10:00 horas y desde entonces inició el ingreso de visitantes de diferentes partes de el Valle de México, quienes se dejan sorprender con esta casa en la que vivió el exmandatario Enrique Peña Nieto.

Notimex

#Creativos

Presentan en Roma obra de escultora mexicana María Lagunes

Se inauguró en una de las más importantes calzadas de la antigua Roma

Por Redacción, 2018-12-15 11:50

Por Mario Osorio Beristain

Roma.- Más de 30 obras esparcidas en colecciones de Europa y México han sido reunidas en una muestra de la escultora mexicana María Lagunes en el complejo del Mausoleo de Cecilia Metella, edificado entre los años 30 y 20 antes de Cristo en lo que hoy es la capital italiana.

“Temporalidad y permanencia” es el título de la exhibición de la artista plástica nacida en Veracruz en 1922 y quien en una carrera de casi 60 años ha recibido reconocimientos como la Medalla de Oro de la Biennale Internazionale della Pietra (Italia, 1980) o el Primerpremio Arte Abstracto en el Salón International del Palais de Beaux.

Artsen (Nancy y Charleroi, 1982).“Esta muestra nació quizá un poco de prisa. Yo tenía pensado hacer una exposición y de pronto esta galería que se inaugura me invitó”, explicó la escultora y pintora en entrevista con Notimex.

Y es que con su reseña fue inaugurado el nuevo espacio expositivo dentro del complejo del Mausoleo de Cecilia Metella y del “CastrumCaetani”.

Se trata de una fusión arquitectónica inédita e impresionante en la Via Appia Antica, una de las más importantes calzadas de la antigua Roma, que unía a la capital del imperio con Brindisi, el más relevante puerto para el comercio con el Mediterráneo oriental y el Oriente Medio.

El complejo incluye el inmueble cilíndrico del Mausoleo, edificado entre los años 30 y 20 antes de Cristo -durante el principado de Augusto- como tumba de Cecilia Metella, hija y esposa de personajes ilustres de la vida pública romana del final de la época republicana.

En 1303 el Mausoleo fue incluido en el “Castrum Caetani”, el castillo construido por la familia del Papa Bonifacio VIII y se convirtió en la principal torre de la fortificación medieval.

De esa manera las esculturas modernas de Lagunes conviven y se confrontan con piezas de arte antiguo exhibidas en el lugar.

“Es muy interesante esta interacción que hay entre mis obras y el arte antiguo que hay aquí”, dijo Lagunes.

Explicó que la muestra incluye obras realizadas a partir de los años 70 y recolectadas de colecciones públicas y privadas, sobre todo en Europa y que solamente dos viajaron desde México.

“Estas obras no pueden ser vistas normalmente porque forman parte de colecciones privadas, así que es muy bueno poder tenerlas aquí”, añadió.

La exhibición, que abrió al público este 13 de diciembre, será clausurada el 1 de mayo de 2019 e incluye fundamentalmente esculturas en bronce, aunque la propia artista precisó que hay al menos una en fierro.

Con sus obras, la escultora mexicana crea verdaderos espacios arquitectónicos en lo que figuras estilizadas y retorcidas, alargadas y lisas se multiplican, caracterizando la elegante huella estilística de la artista, consideró Rita Paris, curadora de la muestra.

Las esculturas, añadió, se introducen en los espacios del monumento con su propia fuerza expresiva, dando lugar a un diálogo continuo y virtuoso entre lo antiguo y lo contemporáneo con los restos llenos de historia del sitio arqueológico.

Notimex

#Creativos

Presentan en España “Micropedia” con libro póstumo de Ignacio Padilla

“Micropedia” contempla un universo con mundos posibles en ese umbral que siempre se halla entre la ficción y la no ficción, en el que Ignacio Padilla era considerado un maestro indiscutible.

Por Redacción, 2018-12-13 10:18

Madrid, (Notimex).- Llamado a convertirse en un clásico contemporáneo de la literatura mexicana, el escritor Ignacio Padilla no pudo ver completado su gran proyecto de cuentos llamado “Micropedia”, pero que ahora ve la luz al completarse el último tomo, “Lo volátil y las fauces”.

Ignacio Padilla, quien falleció trágicamente en agosto de 2016, dejó inédito un libro de cuentos llamado “Lo volátil y las fauces”, que suponía la cuarta entrega del proyecto que se convirtió en la piedra angular de su obra, de su más ambicioso proyecto, “Micropedia”, editado por Páginas de Espuma.

“Micropedia” contempla un universo con mundos posibles en ese umbral que siempre se halla entre la ficción y la no ficción, en el que Ignacio Padilla era considerado un maestro indiscutible.

Fue otro escritor mexicano y gran amigo de Padilla, Jorge Volpi, quien se encargó de concluir “el gran proyecto narrativo de Nacho y uno de los proyectos más ambiciosos que se han escrito últimamente”.

En entrevista con Notimex, previo a la presentación de “Micropedia” en el Instituto Cervantes de esta capital, consideró que el proyecto pudo acabarse “creo que como él lo hubiera imaginado, son los cuatro libros juntos en una cajita, es un proyecto unitario pero de cuatro libros”.

Son cuatro libros: “Las antípodas y el siglo”, “Los reflejos y la escarcha”, “El androide y las quimeras” y “Lo volátil y las fauces”, cada uno con dos temas y con un título octosílabo.

Libros que son partes de una misma arquitectura literaria que crece milimétricamente hasta lo más cercano que el lector viaje y se extiende hasta lo más lejano que el lector pueda mirar.

Volpi, actual director de Difusión Cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó que “Nacho publicó en vida tres libros y medio, a mi lo que me tocó en realidad fue restaurar el último a como lo pensó originalmente”.

“Entre los cuentos que había publicado y los cuentos que encontramos en sus archivos tanto en la computadora como lo que le había enviado en un momento dado al editor Juan Casamayor, hice la edición”, relató.

Aseguró que los cuentos estaban básicamente terminados, “Nacho seguramente hubiera revisado una última vez, pero simplemente el orden no sabemos cómo Nacho los habría ordenado y eso ya me tocó hacerlo a mí”.

Volpi afirmó que tras tantas y tantas conversaciones con Nacho a lo largo de más de tres décadas, “siempre me quedó claro que la obra maestra de Nacho era esta Micropedia y que él sabía que lo era”.

“Siempre quiso que los cuatro libros se publicaran juntos, como un todo orgánico al que él le concedía especial importancia”, hizo hincapié.

Anotó que se trata de su obra maestra, por su complejidad, su vasta arquitectura y su ambición.

“Nacho escribió todos los géneros, menos poesía, al menos que yo sepa, pero él siempre se definió primero que nada como cuentista, de hecho como “físico cuéntico”, y la culminación de su arte está en los cuentos de esta Micropedia”, subrayó.

Cuestionado sobre si a través de los cuatro libros se puede hablar de una evolución, Volpi manifestó que en el caso de Padilla no ve algo que se pudiera llamar así.

“Si tu lees los cuentos del primer volumen y luego los del último, vas a encontrar que es el mismo concepto narrativo, Nacho había encontrado su estilo mucho antes, muy joven, que eso también es raro, era talentosísimo desde muy joven en el uso del lenguaje”, apuntó.

De hecho, pese a que Padilla escribió estos cuatro libros a lo largo de casi 20 años, como lo planeó siempre como un todo, yo creo que la evolución no está clara, es más bien como si hubiera ordenado su universo narrativo para llegar a este conjunto, que es de una calidad tan alta desde el primero hasta el último volumen,

Sobre los temas que apasionaban a Padilla, Volpi citó los universos dislocados, los tiempos enloquecidos, los viajeros, los dobles, los autómatas, las muñecas, los universos fantásticos, los cuentos de hadas, los cuentos folklóricos, muchas cosas de fantasía.

Para Juan Casamayor, el editor de “Micropedia”, Ignacio Padilla está llamado a convertirse en un clásico contemporáneo de la literatura mexicana por sí solo.

“Primero porque es un escritor multidisciplinar, no solo brilló en cuento que es seguramente lo que más le gustaba, porque le permitía conjugar como él entendía la literatura, sino que era también un notabilísimo novelista y desde luego un ensayista muy importante en México”, dijo.

Aseveró que para Páginas de Espuma publicar el libro inédito de Padilla, tiene, primero, una parte emocional, “ya que no estamos hablando del Nacho escritor, sino del Nacho amigo”.

No obstante, más allá de eso, puntualizó que “no conozco a ningún escritor que haya elaborado una planeación tan detallada y de antemano de reunir en cuatro libros el trabajo de casi 20 años dedicados al cuento”.