El gobernador electo de Guerrero, Héctor Astudillo Flores sostuvo que tiene conocimiento de que la administración estatal requiere de alrededor de mil 200 millones de pesos, de aquí a diciembre, para sortear la crisis financiera que fue anunciada por el secretario de Finanzas y Administración (Sefina), Eliseo Moyao Morales.

Astudillo Flores dijo que no son 3 mil millones de pesos lo que se necesita para cumplir con los compromisos financieros del actual gobierno los que se necesitan para evitar la parálisis administrativa, sino mil 200 millones de pesos.

“Yo trato de conocer cada día mejor los números, de hecho diría yo que los conozco elementalmente porque el mismo gobernador Ortega me los entregó, y se trata de alguna información que tiene que ver con lo que se requiere de aquí a diciembre y con la deuda general (la deuda pública) que dio a conocer en una conferencia de prensa el día sábado el secretario de Finanzas y en la que se habla de 13 mil millones de pesos”, puntualizó.

Agregó que “yo calculo que el asunto de diciembre debe de andar sobre mil 200 millones de pesos por conceptos que tienen que ver con la terminación del gobierno”. Enfatizó que el déficit financiero que arrastra el ejecutivo estatal y que asciende a 13 mil millones de pesos no se resolverá de aquí a que concluya el año.

Y se dijo esperanzado en que “seguramente –la Federación- tendrá que plantearle el actual gobernador una ruta para disminuir  la presión” que se tiene por la falta de recursos, acotó.

Puntualizó que los problemas financieros de la administración estatal tienen salidas toda vez que el Gobierno Federal podría apoyar al ejecutivo local dado que se utilizaron recursos para “pagar la nómina de las plazas no sustentadas”.

Sobre las solicitudes que ha hecho el gobernador al Gobierno Federal para que rescate financieramente a la administración estatal indicó:

“Yo creo que es como él lo ha dicho y vale la pena que así tome ‘un grito de auxilio’ yo creo que él está preocupado por la situación financiera por la que atraviesa Guerrero, y que es una situación que como yo la he declarado tiene salida”, puntualizó.

Agregó que la crisis de las finanzas públicas del ejecutivo tiene salida porque “normalmente conforme se acercan los tiempos de diciembre estados que no están considerados como Guerrero y que no tienen ingresos propios, recurren mucho a la Federación para solicitar ayuda. Este es el mismo caso solamente el gobierno –de Rogelio Ortega- termina el 26 de octubre y deben tener una enorme cantidad de compromisos que deben de resolver”.

“Hay que tratar de ayudar en lo que sea posible y siempre respetuoso del actual gobernador; no me voy a andar entrometiendo en tiempos que no son los míos, pero si yo puedo ayudar para que a él se le facilite resolver algún problema lo voy a hacer porque al final de cuentas es Guerrero”, expresó en una entrevista que ofreció a un noticiero de la cadena Radio Fórmula.