Más que determinar cuál es la ciudad más contaminada de México, el verdadero reto para el país es buscar la aplicación de una reforma ambiental urgente que permita hacer frente, de manera integral, al reto de reducir las emisiones y garantizar la salud pública, aseveró el diputado Fernando Rubio Quiroz.

En entrevista con Notimex, el coordinador de Desarrollo Sustentable del PRD en la Cámara de Diputados, reconoció que no es de sorprender cuáles son las ciudades más contaminadas que aparecen en el estudio Global Urban Ambient Air Pollution Database de la OMS, ya que varias de ellas son detonantes industriales.

Sin embargo, advirtió que este estudio no es para buscar cual es la urbe más contaminante, sino que representa una oportunidad para plantear una solución integral que no solo se limite a una ciudad o zona urbana, en este caso el Valle de México, sino a todo el país.

El problema, dijo, es que solo se busca una solución a lo que podemos ver, como sería el caso del smog en la Ciudad de México, sin embargo existen otros problemas como la contaminación del agua y del suelo, el envenenamiento de las plantas y la muerte de seres vivos, de manera que solo nos limitamos a atender “la punta del iceberg”.

En ese sentido y al hablar sobre las disposiciones aplicadas a la Zona Metropolitana del Valle de México, el legislador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) recordó que solo se trata de una medida emergente que dio una solución paliativa a este problema, pero si no se tiene verdaderamente conciencia del origen de estos niveles de contaminación no se podrá revertir el problema.

Aquí, dijo, se conjuntó la condición climatológica de la ciudad con el hecho de que los automóviles son los responsables de generar la mayor cantidad de óxidos de nitrógeno, precursores del ozono, sin embargo muchos no toman en cuenta de que no son los únicos responsables de este fenómeno.

En ese sentido, Rubio Quiroz recordó que también están los compuestos orgánicos volátiles (COVs) que resultan de tener mayor duración en la atmósfera que los mismos óxidos de nitrógeno y que a la larga también representan un problema.

Además, a la ciudad le competen también otros problemas como la acumulación e inadecuada disposición de sus desechos sólidos, ya que ello ha traído problemas que terminan por saturar los principales rellenos sanitarios como el de Bordo de Xochiaca.

Sin embargo, lejos de buscar una solución integral, solo se siguen aplicando medidas parciales que dejan de lado el verdadero potencial económico que puede representar el reciclado de la basura, así como acciones responsables como el fomento a la cultura del reciclaje.

Situaciones como estas son las que nos lleva a la urgente necesidad de plantear una reforma ambiental integral, donde todos los sectores de la sociedad intervengan, desde el gobierno federal hasta los ciudadanos, “porque todos vivimos en el mismo lugar y todos sufrimos las consecuencias de no cuidar el lugar”.

Desde su punto de vista, el asunto de la verificación, mientras sea un tema aislado “no va a funcionar”, entonces si no hacemos las cosas en conjunto y de forma integral no obtendremos verdaderos resultados, solo soluciones a medias y temporales.

Para ello, Rubio Quiroz subrayó que se debe fortalecer el cuidado ambiental con políticas integrales y aumentar el presupuesto de las instancias responsables del cuidado del ambiente.

Asimismo, dijo, es necesario reestructurar todo lo que tiene que ver con incentivos fiscales en materia ambiental, como el impuesto al carbono, a fin de que estos recursos se ocupen para lo que están destinados y que consiste en fomentar la inversión en tecnologías verdes.

De igual forma expuso que desde la bancada del PRD se continuará impulsando, entre sus acciones verdes, el impulso de una partida presupuestal por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para garantizar que los especialistas en el cuidado del medio ambiente puedan cumplir bien con su trabajo.