La próxima administración estatal que encabezará Héctor Astudillo Flores deberá respetar a los 16 integrantes del Consejo de Cultura que fueron elegidos durante la administración de Rogelio Ortega Martínez.

Lo anterior lo dio a conocer la subsecretaria de Promoción Cultural de la Secretaría de Cultura, Citlali Guerrero Morales, quien confirmó que ya terminaron las reuniones electivas para la conformación del Consejo estatal de Cultura.

“Las opiniones emitidas por los 16 integrantes elegidos para este nuevo Consejo de Cultura acerca de las políticas públicas culturales que se deberán aplicar en los próximos tres años, tendrán que ser respetadas por el gobernador electo”.

En entrevista para Bajopalabra.mx, la subsecretaria informó que estos tomarán protesta a mediados del mes de agosto, señaló que el Consejo de Cultura será encabezado por el titular de la Secretaría de Cultura y con 10 secretarios de estados, así como por la presidenta de la comisión de Cultura del Congreso del Estado.

Detalló que con la última reunión electiva que se realizó en la región de Costa Chica culminó el proceso de elección de los consejeros culturales, para después mandar las actas de elección de nombramientos al titular del Poder Ejecutivo, Rogelio Ortega Martínez para su aprobación.

Agregó, que en el consejo también participarán los secretarios de Administración y Finanzas, el de Educación, Mujer, Juventud, Asuntos Indígenas,  Deportes, junto con los 16 consejeros elegidos, encabezados por el secretario de Cultura.

Apuntó, que la principal función de los consejeros culturales será emitir opiniones para la elaboración estatal de cultura 2016, así como vigilar se cumpla y se apliquen las políticas culturales adecuadas para cada región.

Así como también denunciar puntualmente a las autoridades correspondientes el incumplimiento del Plan Estatal de Cultura aprobado por el consejo que tendrá una duración de tres años.

Por último, señaló que también habrá un secretario técnico que apoyará al secretario de Cultura, pero que este no está todavía definido porque en la “ley hay un vacío”, ya que sólo dice que si habrá un secretario técnico pero no se dice cómo se tiene que elegir y que eso se va a investigar con los diputados y el jurídico.