Chilpancingo, Guerrero.- Luego de que los diputados locales del PRI y del PRD solicitaron al alcalde de Chilpancingo comparecer por el problema de la basura, el edil priista, Marco Antonio Leyva Mena informó que acudirá el próximo martes ante los legisladores.

La noche del miércoles, a través de su cuentan de Facebook, Leyva Mena publicó el oficio que envió a los diputados el pasado 7 de septiembre, informándoles que estaba dispuesto a comparecer para “despejar dudas” e intercambiar opiniones sobre el relleno sanitario, que busca edificar en una comunidad del municipio de Tixtla.

En el documento, el alcalde señala que el Ayuntamiento tiene como estrategia impulsar políticas públicas con enfoque intermunicipal, y uno de esos proyectos, refiere, es el relleno sanitario.

“Uno de los proyectos que forman parte de la estrategia es el denominado centro intermunicipal de separación y aprovechamiento de residuos sólidos, que se prende ejecutar en la comunidad de Matlalapa, en Tixtla”, dijo.

En el documento, Leyva Mena expresa estar en la mejor disposición de dar a conocer el proyecto ante la Comisión de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable, o cualquier otra comisión.

El oficio fue entregado a la Comisión de Gobierno del Congreso local, a la diputada Rossana Agraz Ulloa, presidenta de la Comisión de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable, al igual que al secretario de dicha comisión, el diputado Samuel Reséndiz Peñaloza, ambos priistas.

A través de su cuenta de Facebook, Leyva Mena dijo estar agradecido de que el Congreso por haber aceptado su comparecencia para el día martes.

“Estoy preparado para informar ante la soberanía puntualmente las acciones que hemos hecho a favor de construir una planta industrial de manejo de residuos sólidos que beneficiará a los municipios de Tixtla, Eduardo Neri (Zumpango) y Chilpancingo”, señaló.

Contrario a las políticas que aplica el alcalde priista en el Ayuntamiento, pidió que dicha comparecencia ante el Congreso sea pública y abierta ante los medios de comunicación, algo que él no permite durante las sesiones de Cabildo, comparecencias de funcionarios o reuniones con vecinos.