Chilpancingo, Guerrero.- Los hechos de violencia registrados el pasado sábado en la localidad de Petaquillas, y que arrojaron heridos y detenidos, fueron acciones provocadas por la división generada por el alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena, acusó el Frente Unido para la Seguridad y el Desarrollo del Estado de Guerrero (FUSDEG).

De acuerdo con dicho grupo de policías comunitarios, la injerencia que tiene el alcalde en las localidades de Petaquillas y Ocotito, a través de los comisarios, ha creado un grupo paralelo del FUSDEG, quienes han sido los responsables de los hechos de violencia registrados en las últimas semanas.

"Responsabilizamos al presidente municipal y a los comisarios de Ocotito y Petaquillas y exigimos la inmediata detención de José Deivid Barrientos por el ataque a los civiles el sábado en Petaquillas", sentenció Salvador Alanís, coordinador general del FUSDEG.

El líder comunitario recordó que integrantes de su grupo se encontraban en la comisaría de Petaquillas cuando el grupo contrario y afín al comisario, arribó al inmueble y disparó contra civiles y policías del FUSDEG.

La división de dicho frente comenzó cuando comisarios presuntamente apoyados por el alcalde de Chilpancingo, mostraron señas de descontento en contra de la policía comunitaria original por lo que impulsaron a un grupo paralelo.

Salvador Alanís confirmó que en el caso de Petaquillas, los comunitarios contrarios al comisario han tenido que comenzar a esconderse por temor a ser atacados por lo que el día de ayer decidieron cancelar una conferencia de prensa en la cual denunciarían diversas anomalías.

"Por seguridad decidimos cancelar la conferencia ya que la gente del comisario estaba buscando a nuestros compañeros", sentenció.

La tensión en todo el corredor del FUSDEG continúa debido a la división de la cual culpan directamente al primer edil de Chilpancingo.