Madrid.- El gobierno español consideró hoy que el bombardeo de Estados Unidos contra una base militar en Siria "es una respuesta medida y proporcionada a la utilización por parte del Ejército sirio de armas químicas contra la población civil".

En un comunicado, el Ejecutivo encabezado por Mariano Rajoy indicó que "la operación estadunidense es una acción limitada en su objetivo y medios" y "ha sido un ataque contra una base militar, no contra objetivos civiles".

"Sirve para mermar las capacidades militares del régimen (sirio) de volver a utilizar este tipo de armas contra su población", afirmó el gobierno español.

Aseguró que España "mantiene una sólida lealtad con sus aliados, es partidario de una acción concertada internacional, por ello lamenta que el bloqueo del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en el conflicto de Siria no lo haya hecho posible".

Recalcó que el último de estos ataques con armas químicas ha causado decenas de víctimas mortales, entre ellas numerosos niños.

Asimismo que su uso está prohibido por el Derecho Internacional y constituye un crimen de guerra cuyos responsables deben ser conducidos ante la justicia.

"España hace un llamado para que se ponga en marcha cuanto antes un proceso político de transición, recogido en las resoluciones del Consejo de Seguridad", indicó.

Agregó que "esa es la única fórmula que puede traer la paz definitiva a Siria y garantizar su integridad territorial, y es un proceso que debe ser dirigido por Naciones Unidas".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, confirmó la noche del jueves el bombardeo lanzado contra Siria y lo justificó con el argumento de que Washington no permitirá ataques químicos como el ocurrido en la región siria de Idlib, que causó cerca de 80 muertos, incluidos varios niños.

Estados Unidos lanzó entre 50 y 60 misiles por dos buques de guerra desde el Mar Mediterráneo contra instalaciones químicas del régimen sirio de Bashar al-Assad.

Notimex