Acapulco.- Empresarios restauranteros de Acapulco, urgieron a los tres niveles de gobierno poner en marcha verdaderos programas de apoyo para ayudar a su sector a mantener las fuentes de empleo durante la contingencia por Covid-19 o de lo contrario, miles de acapulqueños y acapulqueñas se quedarán sin empleo en las próximas semanas.

En conferencia de prensa, el propietario del restaurante Casa Cupeatra, Enrique Castro Soto, consideró que la bolsa de 60 millones de pesos anunciada por el gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores para préstamos, no es la mejor opción para los pequeños y micro empresarios, ya que los requisitos para acceder a ellos son muy difíciles de cumplir.

Asimismo hizo hincapié en que dentro de la industria restaurantera existen 120 agremiados de donde dependen más de 300 familias locales.

Destacó que han conformado un colectivo de 120 empresas gastronómicas con la finalidad de hacerse escuchar, de las cuales al día de hoy ya han cerrado el 40 por ciento ante la falta de ventas y para e próximo domingo, se prevé que otra cifra igual baje sus cortinas.

"Las ventas de manera significativa bajaron a un 90 por ciento, en mi caso ni siquiera me convenía tener abierto por el monto que pagó de renta, gastos de luz, agua y hay muchos negocios que están tratando de mantener la marca abierta, pero no están teniendo ganancias, están procurando que sus empleados llevan algo a sus casas" dijo.

Por su parte, el propietario de "La Chipilona", Jesus Rangel Hernández, solicitó a los funcionarios de los tres niveles de gobierno que no se escondan durante la Emergencia Sanitaria y continúen atendiendo a los sectores de la población que les corresponde, ya que se ha observado un vacío en distintas dependencias.