Acapulco, Guerrero.- Los restaurantes establecidos en las playas de Caleta y Caletilla permanecerán cerrados hasta que las autoridades les den permiso para reiniciar sus actividades, dijo José Luis Laredo Vargas, presidente de la asociación de restauranteros de esas playas.

 

La reapertura, agregó, se hará en cumplimiento de las medidas de prevención e higiene indicadas para negocios que operan en áreas públicas.

 

El dirigente dijo que espera que esté próximo 1 de julio las autoridades federales y estatales les autoricen continuar con sus actividades a los los 27 comercios que existen en la zona.

 

Ayer 8 hoteles y 16 restaurantes de Pie de la Cuesta reanudaron sus actividades a pesar de la contingencia sanitaria y de las indicaciones de las autoridades.

 

Laredo Vargas opinó que en esos casos será responsabilidad de los empresarios las consecuencias de esa decisión.

 

"Hicimos ya un curso virtual en el cuál nos están exigiendo como debemos trabajar y bueno nosotros hasta donde nos están pidiendo de cumplir lo vamos hacer. Porque hay muchas cosas que indican que se tienen que hacer, pero nosotros estamos en una área pública y es muy difícil acatar todas estas medidas cuándo estás en una área pública.

 

“Si estás en una área de restaurante cerrado, solo ingresa la clientela, pero en el caso de nosotros estamos en una área pública no podemos controlar todo. Ya la autoridad tendrá que hacer su trabajo para ver si todo se está cumpliendo y si los clientes también cumplen porque nosotros no vamos a ser autoridad para ellos, nosotros vamos a seguir trabajando como hemos trabajado, pero ahora sí con los protocolos que indica la Secretaría de Salud", expresó.

 

Insistió en que los restauranteros de Caleta y Caletilla esperan que las autoridades les permitan abrir sus negocios a partir del 1 de julio y así poder obtener ingresos en lo que resta del periodo vacacional de verano.

 

Agregó que el crédito otorgado por autoridades en el caso de sus agremiados solo les permitió pagar deudas.

 

"Que no vayan a decir ‘les ayudamos’ porque eso no fue ninguna ayuda. Ayuda hubiera sido a fondo perdido una cantidad donde se pueda reactivar el negocio”, expresó.

 

El dirigente recordó que en ocasiones anteriores cuando sus negocios han tenido que cerrar por la realización de obras públicas los gobiernos han otorgado subsidios a los comerciantes, por lo que llamó a la presidenta municipal de Acapulco, Adela Román Ocampo, a que por lo menos condone el pago de impuestos y recargos a los restauranteros afectados por la pandemia.