México.- La comunidad artística de México está de fiesta ante la publicación de los resultados del Sistema Nacional de Creadores 2018, pero lo que para algunos es felicidad para el arte nacional es un espejo de la pobreza creativa que se arrastra desde hace un par de lustros.

La lista de resultados reparte 200 estímulos, de los cuales cinco van en Arquitectura, 72 en Artes Visuales que es la categoría más apoyada, 23 en Composición Musical, otros 12 en Coreografía, 17 en Dirección de Medios Audiovisuales, 25 en dramaturgia, 40 en Letras, y, finalmente, 6 en Lenguas Indígenas.

Cada uno de los creadores recibirá un estímulo mensual de 29 mil 142 pesos a partir del 2019 y durante un periodo de tres años, para generar “proyectos de excelencia” en su respectiva disciplina.

Por Guerrero destaca la pintora Berenice Torres Almazán, originaria de Arcelia, con amplia trayectoria en su oficio.

A excepción de algunos creadores que empiezan a destacar a nivel internacional, lo demás es reflejo del ombliguismo del arte mexicano, propuestas que no rebasan nuestras fronteras, son para consumo doméstico, en plena era de la globalización.

Una de las categorías que más se pueden criticar es la de Letras, donde los mismos jurados reparten entre los suyos estas prebendas del Estado mexicano, y en la lista aparece gente sin trayectoria, con pocos años y pocos méritos para ser acreedores a uno de los estímulos más importantes del país.

Sólo pongamos de ejemplo la Poesía. Qué tipo de elección se podría esperar de un jurado compuesto por Pedro Serrano (más promotor cultural que oficiante de la creación), Minerva Margarita Villarreal, María Baranda (que parte y reparte desde que brincó al estrado con su premio Aguascalientes), y, como cereza del pastel, Oscar Oliva y Efraín Bartolomé, que quizá ni han leído un solo libro de la mayoría de los elegidos.

Pues no se podría esperar otra elección como la que hicieron, una elección bipolar, pues saltaron de un añejo Eduardo Langagne, que hace años no publica un libro digno de comentarse, hasta un recién llegado como Ricardo Cázares que con un par de libritos ya es merecedor de esto. Y dejaron en el camino a poetas con más trabajos y talento en el oficio.

En el siguiente enlace se pueden conocer a detalle a los protagonistas de la endogamia artística que hay en México: Resultados SNCA.