La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) recibió 600 fusiles Heckler & Koch, modelo G36, de origen alemán,de la Secretaría de Seguridad Pública de Guerrero, mismos que usaban policías del municipio de Chilpancingo.

Esto luego de que trascendiera que Sedena había falsificado información y documentos para introducir esta clase de rifles al país a traves de la empresa de armamento Heckler& Koch.

Pedro Almazán Cervantes, titular de la dependencia estatal, dijo que luego de que la Sedena solicitó esas armas, ya ninguna policía las porta en Guerrero.

Estas armas alemanas, están prohibidas por la Organización de Naciones Unidas (ONU), por lo que fueron sustituidas por fusiles automáticos fabricados en Bélgica.

A principios de febrero, el embajador de Alemania en México, Viktor Elbling, dijo que aún está en curso la investigación sobre el supuesto origen alemán de las armas usadas por la policía municipal de Iguala en contra de los normalistas de Ayotzinapa; aunque admitió que “si fuera el caso, sería lamentable”.