Luego de siete meses, este martes, alrededor de 19 policías estatales y administrativos retiraron el paro que mantenían en el Palacio de Gobierno, en Chilpancingo.

Durante una conferencia de prensa, los agentes informaron que hoy serán reinstalados a sus actividades, tras un acuerdo con las autoridades.

Los manifestantes exigían que los reinstalaran a sus labores al ser despedidos por su institución, además de las prestaciones ofrecidas en la convocatoria que en su momento emitió la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Todos son policías que aprobaron todos los exámenes de control y confianza establecidos en la normatividad vigente, pero que no recibían los beneficios a los que indican.

De 32 que iniciaron la protesta, los agentes en el campamento bajó a 19, que son los que se mantuvieron hasta este 1 de marzo, cuando fueron notificados de que el Tribunal de Conciliación y Arbitraje (TCyA) había emitido un fallo a su favor.

Eso incluye el pago del recurso que no se les pagó en los siete meses de paro, además del reconocimiento de los derechos que reclamaban.