La comandanta de la Policía Comunitaria de Olinalá, Nestora Salgado García afirmó que recuperará su libertad para regresar a “pelear” por los que “envilecen” al pueblo con el poder, retornando a las filas de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (CRAC-PC).

En un escrito que difundió el Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan, la líder comunitaria afirmó que su lucha será hacía los que delinquen a la “sombra del cargo”, y que desde prisión no ha olvidado ser “libre”.

“Nunca olvidaré lo que desde pequeña aprendí en el campo, a ser una persona libre, a pelear contra las injusticias, a nunca dejarme de los abusadores y a estar siempre bajo las órdenes de mi pueblo. Nací para ser libre y para defender a mi pueblo. Así lo refrendaré con mis compañeros y compañeras de la CRAC al dar el primer paso fuera de la cárcel”, sostuvo.

En el escrito, en el que hizo una reseña de su infancia, su vida en los Estados Unidos y la lucha que emprendió como comandanta de la CRAC en Olinalá, Nestora Salgado afirmó que su detención y encierro fue por rebelarse en contra de las autoridades.

“El gobierno consideró que era un peligro para sus intereses delincuenciales. Por eso me encarceló. Me mandó hasta Nayarit, lejos de la gente que lucha y pelea por un cambio. Pensó que me iba a doblegar y que me iba a arrepentir y a pedir perdón. Hoy me siento más fuerte y sin temor a nada. Me siento más segura y convencida de lo que hice dentro de la policía comunitaria. Retornaré a las filas de la CRAC”, retó.

Aseguró que la descomposición social en el municipio de Olinalá comenzó con la militarización de la zona, lo que derivó en violaciones a los derechos humanos y la descomposición social: “devino la debacle, con los secuestros, los asesinatos, desapariciones de personas y las extorsiones a la población en general”.

Nestora libre

Relató en su escrito que pese a las denuncias ante las instancias correspondientes, e incluso dando la ubicación de los “delincuentes”, loes tres niveles de gobierno decidieron no actuar para contener el “espiral de violencia”, lo que dio pie a la organización social.

“El 27 de octubre de 2012 fue la fecha clave para el pueblo de Olinalá porque la gente tomó las armas en sus manos, no para hacer la guerra, sino para devolverle al pueblo la tranquilidad y la paz, que no han querido garantizar las autoridades. Surgió la policía comunitaria, por voluntad suprema del pueblo”, dijo.

El pasado lunes inició el plazo legal para resolver la situación jurídica de Nestora Salgado García, según informaron sus abogados, quienes entregaron al Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Guerrero los exhortos para que sean distribuidos a los juzgados locales de la entidad.

Por lo que se inició un plazo de 72 horas para resolver la situación jurídica de la comandante de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (CRAC-PC).