La compañía Bioquark, ha recibido una autorización por parte del gobierno estadunidense para probar una nueva terapia con células madres en personas que se han declarado clínicamente muertas para regresarles la vida según The Guardian.

“Este experimento tiene el permiso ético de reclutar a 20 pacientes que han sido declarados clínicamente muertos por algún trauma cerebral, con el propósito de probar qué partes de su sistema nervioso central son capaces de reanimarse.

Los científicos utilizarán una combinación de terapias, las cuales incluyen la inyección de células madres al cerebro y un coctel de péptidos, además de la utilización de láser y técnicas de estimulación que han logrado sacar a algunos pacientes de comas.”

Estas pruebas se realizarán con personas que se han mantenido con vida a través de un soporte artificial.

Serán monitoreadas durante meses, por un equipo que muestre imágenes de la actividad cerebral durante el experimento y detectar si hay signos de regeneración.

En especial, la parte alta de la médula espinal, que se encarga de que la respiración y los latidos del corazón funcionen de manera independiente.

Los expertos creen que las células madres en el cerebro serán capaces de borrar su historial y reiniciar su forma de vida; este es un proceso que también se da en el reino animal con criaturas como las salamandras, que pueden regenerar extremidades completas.

Pese al cuestionamiento, si era éticamente correcto realizar experimentos como este en personas, el equipo de científicos ya tiene todos los permisos requeridos y comenzará su reclutamiento inmediatamente.

Con esta información la idea de la convivencia con zombies ya no suena tan descabellada.