Ante las altas temperaturas registradas en el estado, expertos en activación física alertaron sobre los riesgos de practicar cualquier deporte bajo condiciones extremas de calor, que pueden ser un peligro para las personas.

La entidad vive actualmente la temporada de canícula, lapso de 40 días en los que se registran las más altas temperaturas del año, por lo que una simple caminata por el parque hasta la práctica de deportes extremos pueden causar estados de deshidratación o de golpes de calor.

Ante ello, el especialista en actividad física de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), Germán Hernández Cruz, indicó que aunque cada disciplina deportiva requiere de cierta preparación, calentamiento y dieta especial, ejercitarse bajo altas temperaturas pudiera ser un peligro para los deportistas.

“En estos tiempos es recomendable hacer ejercicio bajo techo y al hacerlo en el exterior, es recomendable que se realice por la mañana o en la noche, evitando el lapso que va de las 11:00 a las 16:00 horas”, explicó.

Hernández Cruz señaló que existen muchos mitos o creencias erróneas sobre el ejercicio, muchos de los cuales pudieran poner en riesgo la salud.

“Un claro ejemplo es la ropa que se usa al momento de ejercitarse, la cual debe ser lo más ligera posible y evitar en su totalidad las sudaderas o ropa que sea de plástico o nylon”, agregó.

Esas prendas, alertó, están contraindicadas para realizar actividad física. La gente tiene la idea de que al hacerlo con una sudadera de plástico va a sudar demás y bajará de peso más fácilmente, pero lo único que está haciendo es deshidratándose.

Para hacer ejercicio correctamente el especialista recomendó estar hidratado antes, durante y después de la actividad física, “la sed es un síntoma de deshidratación, que es una pérdida de líquidos que se da por sudar, pero no de grasa”.

“Es un error pensar que si se suda por deshidratación se pierde grasa; son sólo líquidos, que se recuperan al ingerirlos de nuevo después de la actividad que se haya realizado”, insistió.

Detalló que para la rehidratación normal se recomienda ingerir solamente agua, ya que las bebidas rehidratantes son preferibles tomarlas mientras se realizan los ejercicios.

Hernández Cruz mencionó que si no es posible evitarlo y se realiza ejercicio directo bajo el sol, es indispensable además usar protector solar para evitar daños en la piel y aplicarse cada 30 minutos, además de hacer pausas para rehidratarse.

Advirtió que de igual manera, después del ejercicio se deben evitar los lugares muy fríos o ingerir bebidas con hielo ya que pueden provocar un shock térmico, mejor conocido como “golpe de calor”.

Notimex