Robohon es un minirobot humanoide que baila, charla, y además funciona como un celular muy sofisticado que aspira a liderar ese tipo de telefonía, ha dicho a su creador Tomotaka Takahashi, asimismo padre del primer robot astronauta, de cuyo regreso a la Tierra acaba de cumplirse un año.

Takahashi ha visitado esta semana Madrid para presentar Robohon, un simpático y parlanchín robot humanoide de bolsillo, que también es un teléfono "inteligente", con el que espera sacar pecho frente a los "buques insignia" de la tecnología de telecomunicaciones móviles ahora en el mercado. En unos dos meses podría empezar a comercializarse este dispositivo en Japón, ha añadido el profesor.