México.- La presidenta de Acapulco, Adela Román Ocampo, declaró que los policías que protestan son los que no están certificados.

La alcaldesa señaló que a los agentes, al no haber aprobado los exámenes, se les planteó su liquidación laboral, porque la ley exige darlos de baja.

Culpó a los voceros de la Secretaría de Seguridad Pública de ser azuzadores en la dependencia, pues uno de ellos estaba vigilando un edificio en una zona donde se han cometido diversos hechos de violencia.

Román Ocampo planteó una investigación a los manifestantes para conocer cabalmente los intereses que hay detrás

Finalmente, la presidenta adelantó que mañana se entregarán los insumos de manera simbólica a los agentes municipales.