Ciudad de México.-A pocos días de haber cumplido cinco meses detenidos, Ronaldinho y su hermano Roberto Assis podrían quedar liberados en los próximos días. Según informaron diversas fuentes judiciales de Paraguay, el Ministerio Público presentó un requerimiento para concluir el caso que tiene como protagonista al ex futbolista brasileño con la suspensión a prueba de la ejecución de la condena que recibió el astro que se consagró campeón del mundo con la selección de su país en el Mundial de Corea-Japón 2002.

Este viernes, los fiscales Marcelo Pecci, Alicia Sapriza, Federico Delfino y Osmar Legal fueron los encargados de impulsar una contrapropuesta a lo ofrecido por la defensa de los hermanos Assis a principios de esta semana. Según la prensa paraguaya, todas las partes involucradas en la causa estarían de acuerdo con las condiciones propuestas por la Fiscalía.

El informe enviado por los cinco fiscales tiene tres condiciones decisivas para ponerle final a una historia que comenzó el pasado 4 de marzo, cuando Ronaldinho y su hermano ingresaron al país guaraní desde el aeropuerto internacional de Asunción con identificaciones paraguayas falsas. En el dictamen, el histórico número 10 del Barcelona asume su responsabilidad por haber ingresado a Paraguay con documentación adulterada.

Además, la presentación establecería que el próximo lugar de residencia durante un año del ex mediocampista sea su país de origen -preferentemente en la ciudad de Río de Janeiro-, pero al mismo tiempo podría salir de Brasil, siempre y cuando de aviso notifique a dónde viajará y por cuánto tiempo estará fuera de la jurisdicción elegida.

La última condición impuesta por el Ministerio Público paraguayo sería la de abonar una suma de 90 mil dólares en concepto de daños y perjuicios, y comparecer ante un juez federal una vez cada tres meses por los próximos dos años. Sí Dinho acepta todas estas medidas, su historial en el país sudamericano quedará limpio de culpa y cargo.

El caso de Roberto, el hermano del astro del fútbol mundial, será diferente. A pesar que se motorice su libertad de detención, el menor de los Assis mantendrá sus antecedentes penales en Paraguay y no podrá salir del territorio brasileño al menos por dos años a menos que un juez le dé vía libre para hacerlo. Al igual que Ronaldinho, deberá presentarse trimestralmente ante un juez por dos años y tendrá que abonar más de 100 mil dólares por los daños ocasionados.

El juez del caso, Gustavo Amarilla, aún no tiene la fecha definida de la audiencia para ratificar la decisión, pero se presume que podría suceder en el transcurso de las próximas dos semanas.

Es importante recordar que el ex futbolista del PSG pagó una fianza de 1,6 millones de dólares para poder obtener la prisión domiciliaria y dejar el edificio de la Agrupación Especializada, un grupo táctico de la Policía Nacional de Paraguay, uno de los centros de prisión más importantes del país. El pasado 7 de abril, Dinho y su hermano se mudaron a un exclusivo hotel llamado Palmaroga, situado en la emblemática Calle Palma, entre Montevideo y Ayolas, en la capital del país.

Los otros protagonistas del caso que involucra a una figura estelar del fútbol mundial en las últimas décadas son los más complicados con la justicia de Paraguay: Wilmondes Sousa Lira, empresario que organizó el viaje junto a Dalia López, de quien se desconoce su paradero y tiene orden de captura internacional. En total hay cerca de 20 imputados en la causa, debido a que la detención del ex futbolista y su hermano dejó en claro cómo es que operaba una banda que se encargaba de falsificar documentación y que sería liderada por López.