México.-La empresa mexicana Roomie IT Services, primera en desarrollar, producir y vender robótica humanoide en el país, ha desarrollado en un par de semanas un prototipo de robot que tiene como finalidad identificar los casos sospechosos de COVID-19 en los hospitales.

La compañía ya había lanzado un robot doméstico, denominado “RoomieBot”, pero ahora lo convirtieron en un asistente para el sector salud.

Antes de la emergencia sanitaria, este robot trabajaba en sucursales bancarias como Banorte, así como en empresas como Bimbo y Telcel, en atención a cliente, pagos de servicios y orientación sobre productos.

El director general de la empresa, Aldo Luévano, afirmó que el equipo de ingenieros ya tiene lista la versión de su robot para realizar el primer contacto en hospitales con pacientes que llegan a ser revisados con sospecha de COVID-19, y con eso evitar el contagio con personal de salud.

A través de inteligencia artificial, el robot ha sido programado para tomar la temperatura, detectar fiebre, dificultad para respirar y mediante un cuestionario de síntomas, decidir si la persona debe ser revisada en un segundo filtro por los médicos, o por lo contrario, no es necesario.

También cuenta con un módulo de movilidad que le permite desplazarse libremente en cualquier espacio, identificar personas por medio de una cámara de profundidad e interactuar con ellos.

Al usarlo, las personas no tienen contacto con el robot, sólo interactúa con lenguaje verbal y toma las mediciones con infrarrojo. Está hecho de materiales como fibra de vidrio, por lo que puede ser sanitizado con cualquier método con el que trabajen en el hospital.

Tal revisión cumple con los parámetros de la Secretaría de Salud en el Oficio No. DGE-DG-DVEENT, sobre la “Vigilancia Epidemiológica COVID-19”.

El equipo que creó esta innovación es de más 60 expertos certificados en diversas tecnologías.

Luévano aseguró para Entrepreneur que desde que supieron de la pandemia, comenzaron a trabajar con los infectólogos Iván Alcántara y Javier Villagroy, del Hospital Los Ángeles, para adaptar un robot humanoide, que ya tienen listos para la venta a empresas. De este modo, les integraron, a nivel de hardware, un termómetro infrarrojo estándar y nivel de software, con machine learning, lo que hace posible realizar el primer cuestionario.

Cabe destacar que el robot no diagnostica, es decir, no podría suplir a un médico, sólo es una herramienta que permite ese primer contacto cuando llegan los pacientes con algún síntoma a las clínicas u hospitales.

“Es un filtro para que en los picos de pandemia pueda facilitar a los médicos porque la demanda va a ser muy alta. Además permitirá que enfermeras o especialistas de la salud tengan menos riesgo, así como el propio paciente cuando no necesita permanecer en los lugares de atención”, explicó el creador de Rommie bot para Reforma.

Asimismo, Luévano aseguró que actualmente tienen la capacidad de elaborar cerca de 100 robots en un tiempo aproximado de un mes, por lo que buscan un modelo de negocio en el que los interesados puedan invertir en lugar de vender los robots a los hospitales públicos o privados, poder donarlos o darlos a un precio bajo.

Además, la empresa trabaja en el desarrollo de un oxímetro infrarrojo que se integrará en los robots, el cual identifica el nivel de dificultad para respirar de las personas y con ello tomar una decisión adecuada.