Ciudad de México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que Rosario Piedra y la Secretaría de Gobernación (Segob) atenderán las peticiones de quienes mantienen la toma de instalaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en la Ciudad de México.

Dijo que hay una demanda justa entre los manifestantes; sin embargo, aseveró que se está utilizando el caso para mostrar el encono en contra de la titular del organismo.

"Yo creo que sí están abiertos al diálogo, pero es otro tipo de situación la que consideró prevalece, hay una demanda justa que se atienda, pero se convirtió en un asunto vamos a decir político y no me equivoco de que abrazado por el conservadurismo", dijo en La Mañanera.

López Obrador reiteró que los conflictos no se resuelvan a través de la violencia porque "el mal hay que combatirlo con el bien".

Comentó que en sexenios anteriores el gobierno mexicano era el principal violador de los derechos humanos, por lo que en su administración se está procurando que no exista régimen autoritario que se apueste a la paz y la justicia.

El Presidente aprovechó el tema para criticar a sus adversarios que, aseguró, no han logrado articularse como una fuerza reaccionaria lo suficientemente poderosa para tumbar al gobierno, "pero están muy beligerantes".

El viernes de la semana pasada colectivos de mujeres y familiares de desaparecidos tomaron las instalaciones de la CNDH.