De acuerdo al informe de Reporteros sin Fronteras (RSF), llamado: "Revisión de periodistas muertos, detenidos, y desaparecidos en el mundo en 2017", en 2017, Siria y México sigue siendo los países más mortíferos del mundo con 12 periodistas asesinados en Siria, y México 11 asesinados, todos atacados. Al igual que el año pasado, México es el país más peligroso del mundo para los periodistas.

En el país de los cárteles de la droga, los periodistas que se ocupan de la corrupción de la clase política o del crimen organizado casi siempre son blanco de amenazas o incluso ejecutados a sangre fría. 15 de mayo, el asesinato de Javier Valdez Cárdenas en Culiacán (Estado de Sinaloa) provocó una ola de indignación en el país.

Este veterano periodista de 50 años, colaborador de AFP y de los medios locales, La Jornada y Riodoce, era especialista en narcotráfico. En su último libro, "Narcojournalisme, la prensa entre el crimen y la denuncia", denunció la difícil situación de los periodistas mexicanos que, a pesar de los riesgos, tratan de cubrir las acciones de estos grupos ultra violentos.

Al igual que Javier, otros 10 periodistas mexicanos pagaron con sus vidas por su trabajo de información este año. Estos crímenes permanecen mayormente impunes en México. Impunidad debido a la corrupción generalizada en el país, especialmente a nivel local, donde los funcionarios electos a veces están directamente vinculados a los cárteles.

Disminuye muerte de fotoperiodistas

De acuerdo a RSF, en  2017, 26 periodistas perdieron la vida en el ejercicio de sus funciones, víctimas colaterales de un contexto mortal como bombardeos.

Otros 39 más fueron asesinados, deliberadamente atacados, con el argumento de que sus investigaciones perturbaban los intereses de tales o cuales autoridades políticas, grupos económicos o de la mafia. Al igual que el año pasado, la proporción de periodistas seleccionados es la más grande (60%).

El informe de RSF 2017, sin embargo, destaca una disminución relativa (-18%) en el número de periodistas asesinados en comparación con el año pasado (79). En la categoría de periodistas profesionales (50 este año), Reporteros sin Fronteras observa que 2017 es el año menos mortal en 14 años para los periodistas profesionales (gráficos).

 

¿Por qué esta tendencia?

Esta tendencia a la baja puede explicarse en parte por la creciente conciencia de la necesidad de proteger mejor a los periodistas y la proliferación de campañas en esta dirección por parte de las organizaciones internacionales y los propios medios.

Más entrenamientos de seguridad física también ayudaron a entrenar mejor a los periodistas enviados a terreno hostil.

El estado de "autónomo" también ha sido objeto de reflexión y las iniciativas que han surgido les han permitido disfrutar de las mismas condiciones de protección que sus colegas permanentes. Es con este propósito que se creó la alianza ACOS en 2015, una coalición de más de 90 compañías de prensa, organizaciones de periodistas y profesionales independientes, incluyendo RSF, AP, AFP,

El intenso trabajo de incidencia realizado por organizaciones que defienden y protegen a periodistas como Reporteros sin Fronteras con Estados e instituciones internacionales también está dando sus frutos.

En la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el Consejo de Derechos Humanos y el Consejo de Europa, RSF hizo una serie de recomendaciones sobre la seguridad de los periodistas, como se refleja en varias resoluciones. El último fue adoptado en la Asamblea General de la ONU el 20 de noviembre. En el centro de esta resolución está el tema de las mujeres periodistas y las preocupaciones sobre la agresión particular que experimentan en el ejercicio de su profesión, incluida la discriminación, la violencia de género y el acoso, tanto en línea como fuera de línea.

La tendencia a la baja también puede explicarse por el hecho de que los países, que se han vuelto demasiado peligrosos, están vaciando a sus periodistas. Este es el caso de Siria, Iraq, Yemen, Libia donde hay una hemorragia de la profesión. Algunos periodistas incluso eligen abandonar su profesión, en beneficio de otra, menos riesgosa. La imposibilidad de cubrir de otra manera que el peligro de su vida no es una prerrogativa de los únicos países en guerra. En México, donde los carteles y la política local son terroristas, muchos periodistas también eligen abandonar su país o su profesión.

 

Siria el país más mortal

Desde el 2012. En el campo, el peligro está en todas partes y los reporteros, sean profesionales o no, están constantemente expuestos a disparos de francotiradores, misiles o la explosión de un artefacto o atacante suicida. . Los periodistas locales son los más expuestos, especialmente porque la presencia de periodistas extranjeros ha disminuido drásticamente en los últimos años. sin embargo, han comenzado a fluir de nuevo en el norte, en particular, a Kurdistán sirio para cubrir la batalla de Raqqa o la de Deir Ezzor dirigido por las fuerzas árabes-kurda contra el grupo Estado Islámico.

Filipinas el país más mortal de Asia

Apenas elegido para la presidencia de Filipinas en mayo de 2016, Rodrigo Duterte transmitió este mensaje críptico a la prensa de su país: "No es porque sean periodistas que estarán protegidos del asesinato si son un hijo de puta. . La libertad de expresión no podrá hacer nada por usted, mis queridos. "Está claro que el año 2017 confirma esta advertencia fatal. Con al menos cinco periodistas asesinados a tiros, cuatro de los cuales murieron por heridas, el archipiélago está volviendo a la fuerte tendencia que existe desde hace al menos una década, con la excepción de 2016, un año histórico para la seguridad de periodistas en Filipinas sin asesinatos. .