Notimex.- En el trastorno ciclotímico se alternan episodios de euforia relativamente leves y cortos con episodios de tristeza o depresión; se asemeja al trastorno bipolar, pero presenta menor gravedad.

Los episodios de euforia y tristeza son menos intensos que el trastorno bipolar, por lo general, duran sólo unos días y se repiten con bastante frecuencia en intervalos irregulares, de acuerdo con el Manual de Merck de Información Médica General.

Sin embargo, este puede evolucionar hasta llegar a ser bipolaridad o puede continuar en la forma de alternancia de estados de ánimo extremos, depende de las experiencias que desencadenen los niveles altos de euforia, estrés o ansiedad.

Las personas que tienen este padecimiento pueden ser más creativas, pero también puede ser causa de resultados irregulares en la escuela y en el trabajo debido a los cambios frecuentes en el estado de ánimo, lo cual los vuelve más propensos al abuso de alcohol y drogas.

Por lo anterior, los pacientes necesitan aprender a vivir con los extremos de sus inclinaciones temperamentales. Aunque vivir con este padecimiento no es fácil, se puede regular por medio de la meditación o con terapia. Las visitas con un especialista podrían mejorar mucho la calidad de vida.

Generalmente, no suele tratarse con fármacos, pues no es un padecimiento grave, sin embargo es necesario poder controlar los cambios temperamentales de los estados de ánimo, por lo que un especialista como el psiquiatra sabrá si es necesario el uso de algún anticonvulsivo o antidepresivo, dependiendo de las necesidades de cada paciente.