México.- El salario mínimo en México es tan bajo, que aún y con el aumento (a 102.68 pesos diarios) anunciado para 2019 seguirá siendo uno de los más precarios de América Latina. Inclusive, la meta prevista para 2024 (176 pesos diarios) será insuficiente para colocar a México a la par que países como Argentina, Chile o Guatemala.

En el último sexenio, el salario mínimo mexicano aumentó en casi 42 por ciento (pasó de 62.33 a 88.36 pesos diarios).

Aunque fue mayor a la inflación promedio (3.98 por ciento) de los últimos seis años, el incremento salarial equivalió a 4.34 pesos más, cada año, según los datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS). Dicha cantidad no es suficiente, por ejemplo, para comprar un boleto de metro (cinco pesos).

En el resto de los (19) países de Latinoamérica, la variación promedio del salario mínimo fue de 34 por ciento, entre 2012 y 2018.

De acuerdo con los datos oficiales de cada nación, Bolivia tuvo el mayor repunte salarial (107 por ciento) durante el periodo analizado, mientras que Argentina, que posee el salario mínimo más elevado de la región (316.50 pesos diarios), experimentó una reducción importante (-12.7 por ciento).

Comparativamente, en seis años, México tuvo un incremento salarial superior al promedio de América Latina. Además de Bolivia, El Salvador (72.3 por ciento), Haití (79.2), Cuba (73.7), Brasil (53.4) y Chile (49.2 por ciento) experimentaron aumentos superiores al mexicano.

A partir del primero de enero de 2019, la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) impulsará dos tipos de aumento al salario mínimo.

Según el Diario Oficial de la Federación (DOF: 26/12/2018), el salario mínimo en el área geográfica de la Zona libre de la Frontera Norte, que comprende a 43 municipios mexicanos, “será de 176.72 pesos diarios”. En el resto del país, el monto del salario mínimo general “será de 102.68 pesos diarios”.

El aumento generalizado de 16.2 por ciento al salario mínimo (102.68) implicará, por un lado, un empujón al poder adquisitivo de los más de 8.5 millones de trabajadores asalariados que ganan, como máximo, un salario mínimo diario, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi).

De este modo, aunque México seguirá siendo el quinto país de América Latina con el salario mínimo más bajo, no obstante, “ayudará al crecimiento de la economía y se fortalecerá al mercado interno”, dijo AMLO el 17 de diciembre de este año.

El reto del Gobierno federal será, en ese sentido, impulsar los ingresos del trabajador mexicano y evitar que en el proceso aumente la inflación.

Sin embargo, debido a que la decisión del Gobierno federal incluyó un acuerdo tripartita entre integrantes de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y algunos sindicatos, instituciones financieras como BBVA Bancomer consideran que fue una decisión “acertada” que no impactará en la inflación y que beneficiará a los trabajadores que tienen los sueldos más bajos.