Cuernavaca, Morelos.- Alejandro Vera Jiménez, exrector de la UAEM y aspirante a la gubernatura de Morelos salió del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Atlacholoaya, en Xochitepec, tras permanecer detenido alrededor de siete horas acusado por el delito de abuso de confianza.

Vera Jiménez fue detenido el martes poco después de las 15:00 horas por agentes de la Policía de Investigación Criminal (PIC) de la Fiscalía General del Estado cuando se encontraba en una reunión con académicos en un restaurante del norte de Cuernavaca.

Vera fue acusado por la dirigencia del Sindicato de Trabajadores Administrativos de la UAEM, a finales de 2017, de cometer el delito de abuso de confianza.

El pasado 18 de enero fue liberada una orden de aprehensión en su contra, la cual fue ejecutada la tarde de ayer.

En audiencia de formulación de imputación, un juez de control y juicio oral ordenó arraigo domiciliario en contra de Vera, por lo que exrector abandonó las instalaciones penitenciarias minutos después de las 22:00 horas.

“Totalmente indignado, me parece que no es la manera de proceder y mucho menos cuando saben que estoy dando mis clases, cuando saben  que estoy trabajando de manera regular, el día de ayer estuve dando clases, el sábado tuve exámenes tutoriales, hoy tenía una reunión con un grupo de profesores para hablar de la creación de una unidad de estudios de opinión”, dijo Vera al salir de prisión.

Christian Fragoso, abogado del exrector, dijo que además el juez ordenó retener el pasaporte de Vera con el fin de impedir su salida del país.

La defensa, agregó, analiza la posibilidad de solicitar la revisión de la medida cautelar de arraigo domiciliario.

“La medida cautelar que se impuso por parte del juzgador es que se encuentre en su domicilio, ahí puede estar libremente sin ningún problema, de que no salga del país por supuesto y aún así esta medida cautelar es susceptible de una revisión tomando en consideración que pudiera interferir con sus actividades académicas, sus actividades laborales por supuesto y estaremos analizando el equipo de defensa pedir la posible revisión de medida cautelar”, expresó el abogado.

Para la defensa, la orden de aprehensión fue una medida exagerada que no cumplió con el protocolo judicial para que fuera liberada.

“Es un asunto que nos causó mucha extrañeza en atención a que pues obviamente lo que procede legalmente es una citación, si no atiende a la citación la persona a la cual se está buscando se ordena la comparecencia a través de fuerza pública y si aún así no es posible la comparecencia se libera una orden de aprehensión”, expresó Fragoso.

Vera Jiménez insistió en que es víctima de una persecución política con la que se busca impedir su participación en el proceso electoral de este año.

También señaló que durante el tiempo que permaneció en prisión los internos del Cereso Morelos le entregaron una biblia, sus medicamentos, agua y cobijas.

Dijo que sale de la cárcel con el ánimo necesario para participar en la contienda electoral, a pesar de su arraigo domiciliario.

“Salgo con muy buen ánimo, con mucha confianza, estaba leyendo el libro de Job, ahí los chicos me acercaron, lamento no haber podido entrar para despedirme de los chicos porque fueron realmente unos ángeles que me acogieron que me arroparon, que a mi celda me llevaron mis medicamentos, me llevaron agua, me llevaron cobijas (...) También  los custodios, me parece que trabajaron muy profesionalmente, no me maltrataron y salgo pues con el ánimo  de seguir trabajando, con el ánimo de seguir luchando para restablecer el estado de derecho que es lo que tenemos que hacer”, expresó.

El juez que atiende el caso fijo un plazo de 144 horas para desahogar la audiencia de vinculación a proceso en contra de Alejandro Vera.