México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que el "pillaje" en el gobierno federal no viene solo de la administración de Enrique Peña Nieto sino desde el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, pero los críticos “a veces padecen de amnesia y son muy parciales”.

López Obrador se comprometió a que en los próximos días presentará las pruebas de cómo el gobierno de Salinas de Gortari incrementó las desigualdades en México y el resto de los presidentes le dieron continuidad a esa política.

Insistió en que Salinas ayudó a 24 empresarios para que durante su sexenio pudieran incrementar sus fortunas.

El Presidente criticó a sus antecesores y volvió a señalar irregularidades, lo que provocó que “se arraigaran tanto estas prácticas de corrupción” , las cuales aseguró, llegaron “hasta la intelectualidad” porque se posicionó “el maiceo para tener el control de todo”.

“Estamos limpiando el gobierno de corrupción, que se caracterizó por el pillaje, y no sólo el sexenio pasado, esto comenzó desde el gobierno de Salinas. Para hablar con claridad, los problemas que estamos ahora padeciendo se originaron desde entonces, cuando se entregan los bienes del pueblo, de la nación, cuando se inicia la política privatizadora es cuando se profundizan las desigualdades en México y lo puedo probar, con información del Banco Mundial, tengo las pruebas”, aseguró.  

Reiteró que el ex mandatario priista Ernesto Zedillo continuó con esta política y convirtió la deuda de unos cuantos en deuda pública de un billón de pesos y que hasta la fecha se han pagado solo en intereses otro billón de pesos; además de la privatización de los trenes.

Del ex presidente panista Vicente Fox, dijo que “era la propuesta de cambio que ya sabemos en qué término”; se entregaron concesiones para la explotación minera y se fomentó la corrupción, el derroche y la antidemocracia.

Reiteró que Felipe Calderón, ex presidente panista, “actuó con una irresponsabilidad supina sin tener diagnóstico, sin conocer las causa; le pegó un garrotazo al avispero a lo tinto, declarar la guerra a las bandas y violencias y desaparecidos”.

Mientras que del presidente Enrique Peña Nieto solo dijo que “fue lo mismo” e insistió en que la corrupción no viene del último gobierno priista. 

“Pero tengo que recordar el antecedente porque luego son imparciales, desde luego que hubo corrupción con Peña, pero esto viene de tiempo atrás, por eso ahora se está llevando una limpia, va a llevar tiempo; no mucho, pero se quedan arriba personajes que no van a estar en nuestro gobierno”, añadió.