Chilpancingo, Guerrero.- Pese a los llamados oficiales de disminuir la movilidad social para contener los contagios y decesos por Covid-19 en Guerrero, el obispo de la Diócesis de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza sugirió a la ciudadanía salir de casa y afrontar la pandemia.

Entrevistado este domingo, el prelado católico manifestó que el confinamiento ha provocado retrasos en el desarrollo económico, educativo y político, "hay muchos problemas en los jóvenes, en los niños" en el estado.

Incluso, agregó que el "encierro" ha causado problemas depresivos entre los sacerdotes, por lo que sugirió salir bajo las medidas sanitarias anti Covid y afrontar la situación.

Respecto a los sacerdotes que han dado positivo a la enfermedad viral, dijo que el número se mantiene en cinco, pero que afortunadamente su salud se reporta estable.

Con relación a las denuncias de celebración de fiestas religiosas en honor a Santiago Apóstol en diversos lugares en medio de la contingencia, Rangel Mendoza reconoció que sí se han llevado a cabo y que incluso ofició misas en Mochitlán y Quechultenango.

"A veces la gente quiere hacer sus celebraciones con 'pachanga', con música, danzas y se nos salen de control, y aunque sea una fiesta religiosa yo creo que ahí deberían entrar las autoridades a poner filtros sanitarios", sugirió.