La Secretaría de Salud del estado implementa un plan de reforzamiento de control del vector, promoción de la salud y vigilancia epidemiológica para evitar la propagación del mosquito transmisor de dengue, chikungunya y zika.

En un comunicado, la dependencia aseguró que trabaja de manera simultánea en las 10 jurisdicciones sanitarias, con prioridad en los municipios con mayor riesgo de transmisión, como Tuxtla Gutiérrez, Pichucalco, Tapachula y Tonalá.

Indicó que las acciones incluyen la eliminación de criaderos, colocación de ovitrampas, control larvario (abatización), fumigación y termonebulización.

Además, saneamiento básico, verificación sanitaria, fortalecimiento a la atención médica, vigilancia epidemiológica, actividades de control integrado del vector y verificación de entornos saludables.

En el caso de las mujeres embarazadas, la Secretaría de Salud estatal refuerza la detección oportuna de casos febriles, además de exhortar a este grupo poblacional que incrementen las medidas preventivas.

Llamó a la población estar atenta ante cualquier síntoma de zika, como fiebre, dolores articulares, malestar general, a veces sarpullido, dolor de cabeza, pero la más importante la fiebre, ya que es una enfermedad febril que se confunde con dengue y chikungunya.