San Luis Potosí.- Mas de cien personas, en su mayoría jóvenes, mujeres y hombres, se manifestaron ayer en la tarde, en esta ciudad de San luis Potosí, para repudiar el asesinato de Giovanni López, a quien policías del Estado de Jalisco, lo torturaron y dieron muerte.

La manifestación inicio en la Plaza de Armas, Centro Histórico, haciendo uso de la palabra diversos oradores, quienes condenaron la violencia policiaca que vive la ciudad de Guadalajara, Jalisco.

A partir de las 17:00 horas, algunos de los manifestantes, incitaron a a los presentes a hacer uso de la violencia en contra de inmuebles, sedes del Poder Legislativo y La Fiscalía General de Estado.

De inmediato el contingente de manifestantes se trasladó en marcha hacia el Congreso del estado, ahí, los jóvenes irrumpieron con violencia el inmueble ( vacío) rompieron los candados de la puesta principal de acceso, para proceder a la destrucción de muebles, puertas de cristal, quema de documentos así como la destrucción de una bandera nacional. El Busto de Ponciano Arriga, que estaba en la antesala del Congreso, fue arrancado de su base y procedieron a quemarlo afuera, frente al edificio del Congreso local.

Mas tarde, se marcharon hacia la Fiscalia General del Estdo, los inconformes, se brincaron las rejas y también rompieron la puerta principal de la Fiscalía General del Estado, ubicada en Eje vial, centro Histórico, encontraron a su paso una patrulla policiaca que estaba estacionada frente a la Fiscalia, la cual le prendieron fuego, quemándola totalmente.

Luego regresaron a la Plaza de Armas y se apostaron frente al palacio de gobierno, donde también lanzaron piedras. En el trayecto, destruyeron algunas tiendas de conveniencia.

A las 19:00 horas, arribo a la Plaza de Armas contingente policiaco que empezó a detener a los manifestantes que no lograron huir. La policía procedió a apagar la hoguera que habían encendido, frente al Congreso local.

La policía detuvo a algunas personas, entre ellas a tres mujeres, que formaban parte del cuerpo de manifestantes.

Al final, entre ocho y diez personas detenidas, entre ellas tres mujeres y al menos un menor de edad.

Por su parte, el gobernador Juan Manuel Carreras López señaló que ante los "hechos de provocación", la policía estatal actuó "para evitar daños graves a los edificios públicos, en particular al edificio del Congreso del Estado".